Los escritores

Los escritores

Últimas entradas de Jesus Millan Munoz (ver todo)

Los escritores

¿Qué es un escritor/a, para que sirve un escritor/a? ¿Son solo escritores los literatos, o también, el resto de escribientes de ciencias sociales, teología, filosofía, humanidades…?

En dos artículos de Gonzalo Torrente Ballester (1910-1999), titulados Los escritores I y II del 18 y 27 de febrero de 1966 trata una serie de cuestiones en relación al escritor y escritores, entre otros el problema del escritor y la sociedad, podríamos indicar, el sistema jurídico y el Estado, lo que los autores pueden y deben de hacer.

Al enfrentarse-confrontarse con una cuestión-tema-pregunta, cada uno, lo percibe desde su perspectiva-dimensión-horizonte, y, en mi caso, en esta cuestión, estaría en el grupo, de los escritores literarios que llevan décadas en este oficio o vocación o profesión, y, no han obtenido ni reconocimiento social, ni cultural, ni económico. Estoy en el vagón de la inmensa mayoría. Existen muchas estadísticas, pero de cien, a lo sumo vive de la escritura-literatura dos o tres, y, quizás, otros dos o tres, medio viven compartiéndolo con otras actividades. El resto, a lo sumo, obtienen publicar sus libros o, ahora, en Internet.

Esta es también la realidad de los literatos-escritores-pensadores, en todas las ramas de las humanidades, cierto es, como el aire que respiramos, que una parte de ellos, compatibilizan esos oficios con profesiones interrelacionadas, por lo cual, sus bibliografías, las completan y complementan para sus carreras profesionales –sea en la enseñanza, en la investigación, en oficios colaterales e interrelacionados con los libros, y, existen varias docenas, desde la crítica, a la edición, a las colaboraciones en unos medios o en otros, etc.-.

Hasta la saciedad, he indicado y, creo demostrado, la necesidad de Archivos y Centros de Documentación, que por territorios, se puedan inscribir, todas las personas, sin selecciones previas, que muestren o demuestren haber escrito un libro, un libro al menos –demostrado, no necesariamente publicado, sino con Registro de Propiedad Intelectual-. Esto, creo supondría un gran avance de racionalidad en el mundo de la Cultura y de la Autoría y de la Creación en todas las disciplinas humanísticas y literarias. Así en ese buzón del saber, estarían, por territorios, cientos o miles de autores y autoras, en distintas disciplinas, así, después, el resto de mortales, de los distintos oficios y profesiones podrían asistir al panorama de la búsqueda, investigación, antologías, artículos, citaciones, selecciones, crítica, documentación, etc.

Es triste-penoso-angustioso, aunque un escritor equis, sepa y conozca, que existen cientos de miles y millones de autores que están en la historia, en el mundo. Es triste, saber y darse cuenta, que incluso admitiendo que no tiene suficiente calidad en sus palabras-frases-ideas-enunciados, suficiente belleza y verdad y veracidad y argumentación y bondad y razonamiento e innovación y calidad. Pero sabe que su producción cultural, posiblemente se irá perdiendo y destruyendo. Aunque haya hecho público diez o treinta libros, y, hubiese construido ediciones de quinientos o mil ejemplares, poco a poco se irán perdiendo.

Otros, que incluso, no han conseguido esa realidad, ver-sentir-acariciar el papel con sus letras, en ediciones, aunque sean modestas, con más razón, saben y conocen, que los vientres de los cajones de ordenador o materiales, irán perdiéndose las palabras y sus frases, como las hojas de otoño que van a parar al mar de lo que ya no es. Aún más, estos que no han conseguido los textos formando hojas como carruseles que bailan a las orillas del mar de la sociedad…

Esta es la realidad, la inmensa mayoría de escritores-as, que han publicado o no, sus obras, se irán perdiendo y destruyendo. Algunos, tendrán la suerte, que quizás, al final de cien años, después de su dormición de esta tierra, queden cinco o seis ejemplares o si, desean veinte –unos en manos de particulares, otros, en archivos de bibliotecas-. Pero el futuro de todas esas obras, es, demasiado limitado, en casi todos los casos. Estamos sometidos al vaivén de la historia, y, hasta ahora, casi todo se ha triturado, las hojas que nacen de la madera de los árboles, vuelve otra vez, al ciclo de la tierra. Y, las palabras en ellas insertas se duermen en el silencio de lo que pudo ser y no es. Lo publicado en formato electrónico, dice la Biblioteca del Congreso de Washington, solo permanecerá de diez a quince años.

No somos tan ignorantes, de no aceptar la sentencia de la historia e Historia, de cada mil escritores, quizás, solo dispongan de gran talento dos o tres. El resto, en distinta escala de calidad y cualidad, son o somos de segunda o tercera o quinta o décima. Pero siempre me he planteado, en las especies de vivientes de este planeta, existen, entre cinco o veinte millones de especies vivas. Todas cumplen su función y su finalidad. En cualquier oficio o profesión, ocurre, la misma cualificación y grado –cuántos abogados o médicos o empresarios o ceramistas o charcuteros o panaderos o… son geniales-…

¿Es o sería mucho pedir a la sociedad y el Estado, aunque sea como un horizonte de un derecho social, que las obras que miles de autores y autoras, durante toda su vida han plasmando y materializando con palabras, ya que estamos narrando esta temática, puedan permanecer para el futuro, mil años más?

¡Quizás, entonces, literatura de hoy, considerada de quinta fila, dentro de tres siglos, cuándo nuestros descendientes vivan y existen en la Luna, puedan tener otra óptica del valor de la realidad! ¡Paz y bien!

http://twitter.com/jmmcaminero           © jmm caminero (05-30 marzo 2022 cr).

Fin artículo 2.950º: “Los escritores”.

Image by janeb13 from Pixabay

Artículos de opinión

 

Puede que te hayas perdido

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x