Valéry  Dvoinikov

Valéry  Dvoinikov

Jose Sarria
Últimas entradas de Jose Sarria (ver todo)

Valéry  Dvoinikov

 Poeta, traductor y ensayista belga francófono de origen ruso, nacido en Kiev (Ucrania) en 1978. Hijo del famoso judoka soviético del mismo nombre, desde 2017 preside la “Fundación Pedro el Grande” de la cual es el creador, trabajando por el acercamiento cultural entre Rusia y Europa (http://www.fondationpierrelegrand.eu/fr/).

Politólogo de formación, también ostenta la Insignia de Honor en el ámbito de la cooperación internacional, expedida por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Es autor de numerosas publicaciones en diversas colecciones internacionales y autor del borrador de la estatua de Pedro el Grande, erigido en 2017 en el centro de la ciudad de Lieja en Bélgica.

Premiado en el concurso internacional de poetas y traductores “La Lyre émigrée-2016” y en el concurso internacional de ensayos en 2017, también es autor del libro bilingüe “Palabras de amor”, publicado en 2017 por IP Priakhine, con la participación excepcional del autor y compositor francés Jean-Louis Murat, algunos extractos de los cuales han sido traducidos al árabe, chino, serbocroata y ucraniano. En 2019, su biografía se enriqueció con la publicación de la traducción rusa del libro.

“Azul y polvo” del gran poeta belga Jacques Izoard (proyecto conjunto con la poeta Tatiana Komarova), nuevamente publicado por IP Priakhine, así como la traducción de los libros de William Cliff (premio Goncourt 2014) y Jean-Charles Dorge (presidente de la Sociedad Francesa de Poetas (http://www.societedespoetesfrancais.eu/) y de la Asociación de Autores y Poetas Francófonos (https://poetes-francophonie.com/) de la que es miembro) en las ediciones StiHi. También es miembro de la junta directiva del Festival Internacional de Poesía de Marrakech (Marruecos) y miembro del jurado de festivales poéticos en Rusia (FilatovFest y la StiHi Edition Cup).

Ha escrito poesía, prosa y artículos periodísticos en dos idiomas desde su infancia: ruso y francés.

 

Poemas de Dvoinikov

Valéry Dvoinikov
Valéry Dvoinikov

 

NE TIRE PAS SOLDAT

Ne tire pas, soldat,

Ne tire pas sur moi,

Ne tire pas sur nous,

Surtout

 

Quand la guerre viendra

Et qu’on te donnera

Un fusil et des balles,

Et c’est tout.

 

Ne tire pas, soldat,

Même si tout s’en va

Et que tu n’as plus

D’autres solutions.

 

Solutions existent,

Même si d’autres persistent,

A te donner des ordres

A la con…

 

Ne tire pas, soldat,

Ce n’est pas la joie

D’avoir en face

De soi

 

Quelques gueules d’amour,

Qui tomberont, à leur tour,

Piétinés par d’autres

Comme toi.

 

Ne tire pas, soldat,

Même sans choix,

Le choix dépend

Que de toi.

 

Choisis la vie,

Même contre l’avis

De tous ceux

Qui n’ont pas le choix.

—–

 

NO DISPARES SOLDADO

No dispares, soldado

No me dispares

No nos dispares

Sobre todo…

 

Cuando llegue la guerra

te darán

un fusil y balas

Será todo …

 

No dispares, soldado

Cuando todo termine

ya no tendrás

otra opción.

 

Otras soluciones existen,

Inclusive si otros persisten,

para dictarte órdenes

a la con/ciencia.

 

No dispares, soldado

No es de agrado

estar al frente

de uno mismo.

 

Gritos de amor,

caerán a tu alrededor

pisoteados  por otros

como tú.

 

No dispares, soldado

Tampoco sin dirección

Eso solo depende

de tu elección.

 

Elige por la vida

en contra de los consejos

de todos esos

que no tienen otra opción.

———-

21

Pour le centenaire de la mort d’Alexandre Blok

 

Vingt et unième…Un siècle malade.

Mais d’une fausse maladie…

Qui ne tue pas que des malades

Mais empoisonne notre vie.

Un mal externe et interne:

Virus que l’homme a inventé,

Aux mains des cons qui nous gouvernent

Et qui ne font que propager

L’indifférence, l’insouciance,

Mirages d’une pseudo-liberté,

Anesthésiant, encore par chance,

L’esprit, les gestes et la pensée,

Plongés dans un pur égoïsme,

“Chacun pour soi et Rien pour tous!”

La poursuite impertinente

De l’œuvre de Blok et de ses douze

Travaux sur l’Homme qui nous tourmente,

Qui n’a aucune Vérité

À nous offrir en échange

De son fond informatisé,

Le “Sachant tout” sans savoir que faire

En cas d’une panne de courant,

Et qui voit tous ses problèmes

Venir de l’Autre, son voisin,

Aux prises de peurs intrinsèques,

Aux angoisses sans précédent,

Car on empoisonne des pastèques,

Afin de gagner plus d’argent…

L’âge des nitrates biologiques,

Des vrais mensonges dissimulés

Et du cerveau électronique

Pour être enfin téléguidé

Par cette pourriture immonde

Et qui ne fait que progresser

Dans tous les recoins du monde

Pour nous soumettre à ses idées…

L’âge des réflexes mécaniques,

De la bonté controversée,

Ne sachant que lancer des piques,

De ne rire que pour se moquer,

Où Dieu devient le pire ennemi,

Et ses préceptes à oublier,

Face à une autre philosophie

Qui ne sait que faire saigner

À blanc face à nos hérésies,

Sans aucune culpabilité,

Tuant des êtres, mangeant des êtres,

Les cultivant à cette fin,

Qui nécessaire ne peut qu’paraître

Si on écoute leur baratin:

De toutes ces multinationales,

Vendant leurs âmes pour moins que rien

Aux intérêts fiduciels…

Ou fiduciaux…Mais peu importe,

Tellement leurs cœurs en sont sales,

Tellement leurs gueules m’insupportent…

 

Le monde terrible des affaires,

Des humiliés, des profiteurs

Contre tout principe égalitaire,

Sans droit à une seule erreur,

Toujours plus haut, jamais trop vite,

La récompense est bien aux bout

Des mécanismes hétéroclytes

Et des émoluments, surtout:

Une main qui se nourrit d’une autre,

La bouche ouverte, la joue tendue,

Et la conscience que rien ne porte,

A part le fric et son surplus…

Des guerres qu’on mène pour du pétrole,

Alors qu’on dit qu’on veut la paix

Et des soldats qu l’on enrôle

Parmi les fous et les paumés

Pour se faire exploser la gueule,

Il ne suffit pas de penser…

Il faut agir. Et le plus drôle,

C’est qu’il faut re-co-lo-ni-ser

La terre, le ciel et l’univers,

Car l’homme moderne est puissant

Et quoique disent les manuels,

Il faut le faire POUR l’argent…

Des tonnes d’uranium, de l’or,

Pour relancer l’économie

Alors qu’on n’en voit la couleur

Que dans des piètres comédies…

Riant de nous, pleurant de nous

Aux grands visages déployés

Pour nous soustraire de l’horreur

Dans laquelle nous sommes plongés…

Que fera désormais un homme

Face aux complots manigancés

Par des aveugles anti-hommes,

À moins qu’ils soient mieux informés…

 

————

21

Por el centenario de la muerte de Alexandre Blok

Vigésimo primero…

Un siglo enfermo,

pero de una falsa enfermedad…

que no mata a los aquejados,

sino que envenena nuestra existencia.

Maldad externa e interna:

Virus que el hombre inventó,

puesto en manos de los idiotas que nos gobiernan

y que solo se propagan

en indiferencia e imprudencia.

Espejismos de una pseudo-libertad,

anestesiados por la fortuna.

La mente, los gestos y el pensamiento,

inmersos en puro egoísmo.

 

“¡Cada uno para sí mismo y nada para todos!”

La persecución desvergonzada

de la obra de Blok y sus doce

trabaja en el hombre que nos atormenta,

y no tiene ninguna verdad

para ofrecernos a cambio.

Desde su audacia computarizada,

el “saberlo todo” y sin saber qué hacer

en caso de corte de energía.

Quien ve que todos sus problemas

vienen del otro, su vecino.

De las garras de miedos intrínsecos,

a una angustia sin precedentes.

Porque envenenamos las sandías

para ganar más dinero…

La edad de los nitratos biológicos,

mentiras reales, escondidas

en el cerebro electrónico

para finalmente ser controlados a distancia,

por esta inmunda podredumbre

que sigue progresando

en cada rincón del mundo

Sometiéndonos a sus ideas…

La era de los reflejos mecánicos,

de bondad controvertida.

Sabiendo solo lanzar picas,

para reír, solo para reír

donde Dios se convierte en el peor enemigo,

y sus preceptos se olvidan

frente a otra filosofía.

Quien no sabe que sangrar

en blanco ante nuestras herejías,

sin ninguna culpa

matar seres, comer seres,

cultivarlos para este propósito,

Quien solo puede aparecer necesario

si escuchamos las perorata:

de todas estas multinacionales,

vendiendo sus almas por menos que nada

a los intereses fiduciarios …

O fiduciario… Pero como sea,

sus corazones está sucios

y sus rostros me encolerizan…

 

El terrible mundo de los negocios

De humillados,  y especuladores

contra cualquier principio igualitario.

Sin derecho a un solo error,

siempre más alto y lentamente,

porque al final la recompensa les llega.

Mecanismos heteróclitos

y tarifas, especialmente:

Una mano que se alimenta de otra

boca abierta, mejilla extendida

y la conciencia de que nada lleva,

aparte del dinero y sus excedentes …

Libramos guerras por el petróleo

mientras decimos que queremos paz

Y hay soldados que están alistados

entre los tontos y los perdidos

para volar tu cabeza.

No basta con pensar…

hay que actuar. Y la parte más divertida

es que debemos re-co-lo-ni-sar

la tierra, el cielo y el universo,

porque el hombre moderno es poderoso.

Y como dicen los manuales,

Se debe hacer POR el dinero…

Toneladas de uranio y oro,

para reactivar la economía.

Mientras no podamos ver el color

como en las comedias de los pobres …,

se ríen de nosotros, y lloran por nosotros

mostrando rostros famosos

para sustraernos del horror

en el que estamos inmersos …

¿Qué hará el hombre ahora

frente a las conspiraciones diseñadas

por ciegos anti-hombres?

A menos que estén mejor informados…

 

Valéry Dvoinikov

Traducción hecha por la poeta chilena: Yolanda Duque Vidal

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x