Suave desenfreno

Suave desenfreno

Últimas entradas de Antonio Costa Gómez (ver todo)

Suave desenfreno  

        Los virus. Los puritanismos islamistas, evangélicos, tecnolátricos, políticamente correctos.  Los desprecios de los que no valoran nada. Los que buscan la rentabilidad por encima de todo y rentabilizan incluso a su abuela, convierten en petróleo las sábanas de su casa.  Los ricos que se creen de otra especie (como decía Scott Fitzgerald) y desprecian a todos los que no son ricos. Los que lo ven todo como una lucha continua con ganadores y perdedores.  Todo eso nos acosa, nos impide vivir.

       ¿Por qué no un suave desenfreno, un vivir la vida?  Como en las fiestas oníricas de Fellini  en “Ocho y medio”,  cuando Mastroiani se reúne desnude con todas sus amantes, como en las locuras secretas de “Roma”, como en las comilonas sin pecado de “Satiricón”.  Incluso como en la fiesta humilde e íntima de la trompeta de Gelsomina en “La Strada”.  Werner Herzog   nos pone a los ciudadanos de “Nosferatu “ desenfrenándose cuando saben que ha llegado la peste. Robert Eggers en  la película “La bruja” nos dice:  si la mujer que tiene deseos es una bruja malvada, hagámonos brujos y malvados.

      Muchos progres justifican el integrismo salvaje por la división entre  pobres y ricos,  la diferencia entre el tercer mundo y el primero, el colonialismo.  Como si  cuando se hace una carnicería los pobres del mundo mejoraran. Los progres  hacen  a los integristas representantes del tercer mundo humillado, cuando solo representa su imbecilidad y su idiotez.  Y la solución de los integristas para el tercer mundo es   esclavizar a las mujeres, prohibirlo todo,  machacar a su propia población.

        Por que no un suave desenfreno.  Robert Graves nos habla de la Diosa Blanca y el delirio,  Pasolini nos habla de lo sagrado en los arrbales de las ciudades. Allen Ginsberg proclama la santidad de su polla, Henry Miller celebra el coño de sus amantes en Clichy. Proust proclama todas las sensualidades secretas y la vuelta del pasado vivo  al tomarse unas magdalenas. Cunqueiro  habla de las comidas mágicas y de como los caballos se vuelven visibles cuando tienen que mear.

        Los savonarolas  nos prohíben mirar a Boticelli y admirar los muslos de las diosas. Las  feministas simpatizan con el machismo absoluto del integrismo. Tipos que critican el poder de la religión en Occidente  aceptan su dominio  absoluto  en Oriente. No se dan cuenta del suicidio que supone esta  bienvenida a  la religión más feroz.  El productivismo histérico acaba con el planeta y con nosotros.  Los países se cierran y las clases sociales se cierran y se levantan muros por todas partes.

     Nos meten mala conciencia porque tenemos un nivel de vida decente, la mayoría de nosotros bastante modesto, y tomamos nuestra copa de vino los domingos. Nos recuerdan que en otros sitios pasan hambre, padecen guerras, y nosotros  somos todos culpables. Se mandan millones y millones de ayudas y se quedan con ellas los  gobernantes locales que desprecian a su propia población,  la masacran, la venden. Pero los culpables  somos nosotros porque vamos al cine los domingos y tomamos una cerveza.  Nos quieren hacer pagar por lo que hizo  Napoleón en Egipto, por las barbaridades que hizo Hernán Cortés.

        Por qué no vivir un suave festín.  Igual que Ramón López Velarde vivía con sus muchachas de los domingos su “suave patria” de México. André Bretón  nos invitaba al  amor loco. Camus nos decía  que nos opusiéramos a la peste y llenáramos las calles de flores. Dostoievski  nos decía con su  hombre del subsuelo que no quería una felicidad helada y mecánica.  Djuna Barnes nos llevaba al bosque de la noche y nos arrancaba toda la ropa.  Fellini nos invitaría a un suave desenfreno, a un disfrutar sin pecado todas las riquezas de la vida sin sectarismos.

 

 ANTONIO COSTA GÓMEZ, ESCRITOR

 

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x