Steven Van Der Heyden

Steven Van Der Heyden

Carlos J. Rascón
Últimas entradas de Carlos J. Rascón (ver todo)

Steven Van Der Heyden (Gante, 1974)  es enfermero de cuidados paliativos domiciliarios y trata de comprender el mundo a través del lenguaje. Es su origen y destino.

Junto con Katrin Dekoninck, es el coautor del libro de arte titulado Breath, publicado por Stichting Kunstboek en diciembre de 2017.

Sus poemas llegaron a publicarse en revistas literarias flamencas y holandesas como Het Gezeefde Gedicht, Meander, Tijdschrift Ei, De Vallei, Ballustrada, Extaze y Liter.

En 2015 fue galardonado con el premio anual de poesía de la ciudad de Ronse.

En 2017 participo como poeta en el festival internacional de arte en Watou.

En 2018, fue nominado al premio Melopee de poesía.

Miembro de la Asociación Flamenca de Literatura, Junio 2018

Regularmente también realiza lecturas poéticas en el escenario:

  • Marzo 2012: Publiek geheim – Den Hopsack Amberes
  • Mayo 2017: Haarlemse Dichtlijn – Países Bajos
  • Octubre 2018: Samen in Poëzie – Museo Emile Verhaeren -Amands
  • Diciembre 2019: Open Mic – De Peperfabriek  Amberes

En febrero de 2020 debuta en la editorial P con la colección a dúo “Tot ze koud is” (Hasta que esté fría). En esta colección dos poetas (Steven Van Der Heyden y Luc C. Martens) forman un dúo con su propia poesía para cantar amores jóvenes, temerarios, perdidos y depravados.

Más información en www.stevenvanderheyden.be.

Traducción por Micaela van Muylem

Paliativo

Steven Van Der Heyden
Steven Van Der Heyden

Transitan el tiempo, hunden bien las manos
en los bolsillos, una postura que no favorece

Figurantes buscando las primeras señales
de una pena que les aguarda hambrienta

Van sucumbiendo despacio en la sonrisa
Se ocultan en la incredulidad y colores fríos

El olor a látex y metal los mantiene unidos
Les penetra poco a poco la carne

Los recuerdos hacen habitable el cuarto
otorgan peso a los años

¿Qué, si equivocan el día?

 

1 de noviembre

nunca te rascaré los omóplatos,
armaré el rompecabezas de tus vértebras, tomaré las medidas
de tu nueva piel, ni te limaré las cuerdas. desde un ángulo preciso
no te abrí las venas, no derramé mala sangre.

El más oscuro hilo que envuelven mis pensamientos teje
una crisálida de pena. todavía llevamos los nombres
del otro. no creemos del todo en ello.
esta es la estación en que maduran los muertos. te dejo.

 

Anorexia

Preparo un atentado contra mi persona
desaparezco a plena vista
acallo el grito que habita en mí
lo entierro como a un polizón
en los puntos ciegos de este montoncito de huesos
ya pelados, frágil esbozo
que lastima los propios dedos.

los anzuelos en mi vientre
trazan contornos cada vez más holgados a mi hambre
un predador que no reposa
hasta deshacerse del último lastre
ninguna forma que alcance un vacío suficiente.

 

Estoy sentado junto a un hombre

Estoy sentado junto a un hombre que no conozco, habla
de días de los que sé que no han sido míos
pierdo rápido las cosas, hace tanto que busco
que puedo estar seguro

A menudo son palabras dichas a medias, luego frases enteras
no importa en qué habitación me encuentre
son impotentes puertas, muros y cerraduras

Las palabras que más necesito me las quita
primero, muevo las manos, hago un gesto cualquiera
trazo errores que se han robado la forma

A veces recuerdo cosas de antaño
alguien corriendo sobre hierba mojada: quizá mi hermana vestida de verano
y que el comienzo siempre es algo que falta.

 

Fiera nocturna

En un entramado de brazos y piernas
voraces lenguas buscan su boca
esponjosa y áspera, desollada

Siempre riendo esa risa de niña
que se inicia lejos, por terreno escabroso
se apresura al próximo hombre

Su farsa de inocencia
a la que se pliega, el ancho de las caderas
hasta sentir que algo se hunde

La mañana deposita hombres
en los dobleces de los trajes, su perfume
ventilado a toda prisa

Image by Free-Photos from Pixabay

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x