Saber leer, lo es todo

Saber leer, lo es todo

Últimas entradas de Jesus Millan Munoz (ver todo)

Saber leer, lo es todo

Esta frase se le achaca a Alain, filósofo francés, ¿pero saber leer, se refiere solo a leer, o a interpretar todo lo observado, todo lo sentido, todo lo pensado, además de leer en sí?

La realidad, sea lo que sea la realidad, es un conjunto de entes o un horizonte de realidades, incluido el sujeto que percibe o piensa o siente la realidad. Diríamos, que existen dos grandes planos, la realidad, sea lo que sea en sí, o sea lo que sea en todas sus vertientes y perspectivas y entes y relaciones. Y, el sujeto humano, que es también una realidad, que intenta captar-entender-interpretar la realidad, la realidad que no es él o ella y, la realidad que es él o ella dentro de si mismo o si misma…

Para mí leer, es una forma diversa de observar-percibir, y, por tanto de sentir y pensar y desear. Pero también oír música, saborear alimentos, tocar sensibilidades, todos y cada uno de los sentidos y sus percepciones, son maneras y formas de leer y releer y observar y reobservar y sentir y resentir y pensar y repensar…

Se forma y conforma una batería, sinfonía, cascada de observaciones, que nos vienen, por un sentido-tipo de percepción, por varios sentidos o tipos de percepción, que se mezclan y combinan dentro de nosotros, de formas y maneras, que nos son conocidas y desconocidas. Seleccionamos consciente e inconscientemente, realidades de fuera, percepciones de fuera. Seleccionamos de forma consciente e inconsciente, realidades de dentro, percepciones e ideas y deseos y temores y conceptos de dentro…

Somos una enorme ensalada o cocido o paella, de ideas y conceptos y pasiones y percepciones… Tomamos alimentos y substancias de fuera, las mezclamos con las de dentro, tomamos las de dentro y las combinamos con las de fuera. Ese es el juego eterno de una vida, al menos, mientras que es y existe en este pantanar-lago-volcán del mundo…

Pero leer-observar-percibir-pensar-sentir es todo, parafraseando al señor Chartier, alías o seudónimo, Alain, filósofo y pensador y literato y articulista. Columnista y cronista de realidades pequeñas, de las que inducía y deducía, grandes pensamientos, trozos de sistemas de sentido o de expresión o filosóficos. Algo semejante, a lo que modestamente, también este escribiente realiza. No por opción libre y voluntaria, sino porque te han llevado las circunstancias.

Semejantes a las de los demás, vivimos-existimos-nadamos en un mundo de mil percepciones, mil ideas, mil deseos, y, con/en ellos intentamos poner-situar orden y racionalidad y eficiencia y equidad y justicia y felicidad y verdad y bondad y… ¡Y, tantos y…, que no habría papel y tiempo para rellenarlos…!

Puede que los artículos-crónicas-comentarios-columnas que firmo con mi nombre, no tengan demasiado acogida y recepción y aceptación. Pero, modesta y mesurada y humildemente, estoy intentando descifrar algo del mundo, y. ofrecerlo a mis coetáneos. Algo tomado de la observación del mundo, de la percepción del mundo. Percepción que no es solo con los sentidos de la vida rutinaria y diaria, sino también, de/con los libros. Los documentos e ideas, que otros del presente o del pasado, han empaquetados en ideas-percepciones-datos-argumentos, y, después, lo ha pasado a lenguaje de palabras o de sonidos o de olores o de colores o de otras artes y saberes, que los humanos hemos ido decantando, milenio tras milenio, docenas de milenios tras decenas de milenios…

No les voy a negar, no redacto textos, solo por y para ofrecerles, sabiduría aquilatada por mis ojos, tomadas de mil fuentes. Conocimientos, de mil ríos. No les puedo engañar, te lleva a esta realidad, un misterio o enigma que desconoces, pero también, busco tener un lugar-sitio-asiento en el mundo de la Cultura. Y, que desde ese espacio-tiempo, me otorgue, algunos beneficios, yo, también soy de carne y mente, y, nos gusta ir a cazar y regresar con alguna pieza. Pero hasta ahora, el único Triunfo, tomando el concepto original y etimológico, ha sido el silencio. Pero debo indicárselo a usted. Cosa que tantos no hacen.

No se construyen edificios de pequeños artículos solo por bondad hacia todos, sino también por intereses propios, en donde algo de vanidad y soberbia y egoísmo y egotismo y bondad y bien y verdad y belleza, se entremezcla. No soy mejor que usted, aunque si busco el mayor grado de realidad con verdad-veracidad-bondad-bien-belleza. Porque, aunque usted no lo crea, yo pienso, que cada palabra puede tener consecuencias, ahora y en el futuro. Sé que cometeré en esta tierra, en este arado de ser y estar, muchos errores, pero intento no engañar y no mentir.

He leído y releído muy pocos artículos de Alain, esta es la verdad y la veracidad, no habrán pasado de diez. Esta es la realidad. Pero pienso que sus objetivos y finalidades y sus métodos y sus discursos y sus intenciones, son muy semejantes a los míos. O, mejor, yo estoy muy cerca de ellos y de él, en esto, igual que de Unamuno y Ortega y D´Ors, que intentaron aunar literatura y filosofía y periodismo. En estos artículos estoy muy cerca de todos ellos, y de otros, siempre sabiendo, que mi talento, quizás, posiblemente, no llegue a sus rodillas. Esa mezcla de literatura y filosofía, de poesía y metafísica con/en temas de actualidad y no-actualidad y eternos y no-eternos, temporales e intemporales…

Pero el periódico, siguiendo la frase, del gran Hegel, que también cometió muchos errores, el periódico es la metafísica de la mañana. Especialmente, cuándo fue director de periódico. Pero en los papeles de periódico digitales, puede ir fragmentada mucha filosofía y mucha metafísica, en cualquier tema, grande o pequeño, mucho deseo de sentido último e intermedio y cercano, mucho deseo de no ofender, mucho deseo de buscar verdad-bondad, mucho deseo de no olvidar al Buen Dios –si, si usted estimado lector/a, sea ateo o agnóstico o creyente, me permite, por mi libertad de expresión, ya que sin Dios, el ser humano, en muchos estratos de su existir, está perdido, está sin brújula, cierto que no todas las definiciones de Dios, son la misma, ni todas las interpretaciones, ni todas las teologías, ni todas las intenciones de los hombres, con respecto a Dios…-. Porque en el Nombre de Dios se han hecho muchas bondades y muchas maldades…

Porque no olvidemos que no todas las lecturas son buenas y verdaderas, y recomendables, según edad y según cantidad y según conocimientos… ¡Paz y bien…!

http://twitter.com/jmmcaminero           © jmm caminero (21-25 mayo 2022 cr).

Fin artículo 3.027º: “Saber leer, lo es todo”.

Image by StockSnap from Pixabay

Puede que te hayas perdido

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x