Reportaje del viaje a Santorni de la crítica de arte Melinda Miceli

Reportaje del viaje a Santorni de la crítica de arte Melinda Miceli

Melinda Miceli di

Reportaje del viaje a Santorni de la crítica de arte Melinda Miceli


Situada en el archipiélago de las Cícladas, inmersa en el mar Egeo, es una de las islas más bellas de toda Grecia, debido a su peculiar configuración arquitectónica, famosa por sus impresionantes vistas y sus increíbles atardeceres. El origen volcánico caracteriza su paisaje rojinegro en el que las playas tienen guijarros negros y arena, marcando un marcado contraste con los edificios muy blancos con techos azules como el mar, propios de la arquitectura isleña griega. Los sugerentes pueblos hechos de casas encaladas, cúpulas azules y callejones intrincados, salpican los acantilados que caen abruptos al mar con una pendiente de belleza salvaje y arcana hacia las playas del lado este.

Santorini era la antigua isla de Thera (que toma su nombre de su volcán de tipo pliniano), una ciudad real de la era minoica, que prosperaba con santorinicerámica, frescos, utensilios y muebles perfectamente conservados. La erupción apocalíptica que tuvo lugar entre 1627 y 1600 a.C., el fenómeno destructivo más poderoso que haya conocido la humanidad, que destripó la isla, invadió posteriormente toda la costa y tuvo consecuencias desastrosas para la civilización minoica, decretando su completa decadencia. . El volcán de Santorini, hoy la caldera submarina más grande del mundo (83 km), con una profundidad de 300-400 m, emitió materiales y gases que alcanzaron la estratosfera a una velocidad de 2000 km, oscureciendo la luz solar, alterando también el amanecer. puesta del sol y condiciones meteorológicas hasta el Golfo de África, Escandinavia, llegando al Golfo Pérsico y al Canal de Gibraltar.

Las teorías dendrocronológicas también indican la acción de un tsnunami que devastó Creta y destruyó por completo los asentamientos minoicos, incluso si el fin de estos es atribuido por otros estudiosos a un gran terremoto que precedió al de Thera. Platón describió en el “Timeo” y “Critias” la leyenda de la Atlántida, el legendario continente sumergido mientras se encontraba en el apogeo de su civilización, ciertamente influenciado por la catástrofe que tuvo lugar 1000 años antes. El misterio que envolvió la desaparición de la Atlántida siempre ha fascinado a científicos y filósofos entre los que cito al profesor Spyridion Marinatos según el cual la Atlántida podría identificarse con la Creta minoica considerando que su morfología y forma, tal como la describe Platón, eran similares a la llanura. del Creta Messarà. Esta reconstrucción arqueológica del mito quiere que Creta sea la isla “mayor”, el estado real y Santorini la isla menor conectada por el mismo destino catastrófico. El mito de una isla-continente extinta que se cierne sobre Santorini también podría provenir de tiempos más remotos y haber sobrevivido en la tradición oral de los sobrevivientes y finalmente utilizado simbólicamente por Platón para mostrar los efectos de la irreverencia mortal hacia los dioses.

Desde 1967, una campaña de excavación lo ha sacado a la luz y lo ha desgarrado en capas de polvo volcánico y piedra pómez, de hasta treinta metros de espesor, depositadas a lo largo de los siglos, devolviéndonos las características de la existencia en una sociedad del 1500 a. C.

La isla volcánica en forma de herradura, formada en tiempos prehistóricos tras una gigantesca erupción magmática, aparece a los ojos de quienes ven el mito de Atlántida en su vista marina, como una laguna del halo metafísico formado por 3 islas. dispuestas en círculo alrededor del cráter que las domina.

IglesiaParte de su archipiélago son: Thirasia, una isla separada de Santorini por la actividad volcánica habitada por solo un centenar de personas, accesible en ferry desde el pequeño puerto debajo de Fira. En la isla sufggestiva el pico más alto es el monte Vigla con 295 m., También hay tabernas muy particulares y exclusivas con vistas al antiguo puerto de la isla, Korfos, donde hay veleros y barcos de pesca que hacen excursiones desde Athinios. al volcán, a las aguas termales ya Thirasia, caracterizadas por aguas cristalinas desde las cuales, por escaleras de caracol o en burro, se llega al asentamiento de Manolas. Es la capital de la isla construida en el punto más alto de la caldera, el pico del Mar Egeo. Caminando por sus calles estrechas llenas de tiendas de souvenirs y vistas únicas aparece la blanca iglesia bizantina de Agios Konstantinos construida en 1874. Palea kameni es la primera que se formó durante las erupciones posteriores a la gran explosión del siglo XVI a. C., un lugar peculiar para disfrutar de una nadar en las aguas termales. Nea Kamei es la isla deshabitada más reciente con un volcán aún activo (cráter de Dafne), que se puede visitar en la caldera de Santorini a través de un camino de grava. Aspronisi (la isla blanca), una enorme roca con un borde blanco hoy de propiedad privada, cuya playa única está formada por un bucle de rocas y grandes guijarros blancos. Accesible nadando desde el barco, en las horas de silencio se convierte en un oasis privado de magníficas aves acuáticas.

Partiendo del puerto de Athinios se puede llegar a las pequeñas islas que albergan volcanes, fuentes termales y pueblos tradicionales.

El nombre Santorini, debido a la corrupción de Sant’Erini, fue acuñado por los venecianos en honor a Santa Irene de Tesalónica, mártir en 304 a quien estaba dedicada la basílica de Perissa. Su pasado está ligado a la República Marítima de Venecia: Pyrgos, Akrotiri, Imerovigli, Oia y Emporio son los cinco pueblos en cuya cima destaca la fortaleza veneciana, gracias a los cuales adquieren el encanto de un puerto-fortaleza inexpugnable.

La capital Fira se encuentra a 230 metros de altitud y cae abrupta al mar a través de un paisaje de casas y cabañas al estilo clásico de la isla donde la mirada se pierde contemplando el contraste entre el mar muy oscuro y las luces amarillas de los barcos. crucero estacionado. Fira es conocida por sus tiendas, restaurantes de todo tipo y complejos turísticos que atraen una animada vida nocturna. El cercano Oia no es una excepción, una vez fue un inmenso astillero bajo el acantilado. Con sus iglesias con cúpulas azules, molinos de viento, casas blancas, encarna la típica imagen de postal de Santorini, la perla de las Cícladas. Las evocadoras capillas, casas y restaurantes excavados en los nichos de la roca al borde del acantilado, rodeados de callejones casi laberínticos, albergan boutiques de lujo, joyerías, suntuosos cafés, que lo convierten en un destino turístico concurrido.

Iglesia IIEl punto más alto de Oia está ocupado por el castillo en ruinas y que fue la sede de la familia Argyri bajo los venecianos. En él se encuentra el museo naval que exhibe hallazgos de navegación y maquetas de barcos antiguos. El pueblo de Imerovigli, a 2 km al norte de la capital Firà, está construido sobre un acantilado que domina el borde de la Caldera y domina toda la isla, tanto que en siglos pasados ​​fue el principal puesto defensivo de la isla. Más adelante, un paseo por el camino que une Fira con Oia conduce a Imerovigli, también conocido como “balcón del mar Egeo”, ya que su nombre deriva de “vigla” o “reloj” e “imera” que significa “día “; no es casualidad que desde este pueblo Vip se puedan admirar los atardeceres más espectaculares con el color rojo del sol que se extiende sobre el mar mientras la blancura de las casas se tiñe, como en un lienzo, con un reflejo bermellón que une cielo y mar; imágenes inolvidables que llevarás contigo para siempre desde el día que dejes la isla.

Como en todo Santorini en Imerovigli, vale la pena visitar las capillas, incluida la de Panagia Theoskepasti (cubierta por dios) construida con un techo de granito en el borde de un acantilado frente a la fortaleza de Skaros, en un pinar virgen.

Un camino bien señalizado que proviene de la famosa iglesia de Agios Georgios conecta el pueblo de Imerovigli con Skaros, la capital de Santorini, hasta el siglo XVIII. Skaros es el promontorio rocoso con una vista impresionante que se extiende hacia el azul del Egeo, caracterizado por una forma cónica, cuya historia se remonta a la primera fortaleza construida como baluarte contra los ataques piratas, que fue el lugar principal de congregación cristiana. hoy lugar de peregrinaje deshabitado desde hace siglos.

El pueblo de Pyrgos construido en lo alto de una colina en el centro de Santorini, destaca por su altura y la arquitectura tradicional que aún conserva las características de la fortificación veneciana; Pyrgos con el castillo somete las casas inmersas en un laberinto de caminos sinuosos que siguen la forma de la colina y alberga galerías de arte, iglesias bizantinas entre las que destacan los frescos de Theotokaki y el monasterio del profeta Elías, que se erige en la cima. de la montaña homónima a 4 kilómetros del pueblo.

Kamari, la playa turística más grande con arena y guijarros negros, ubicada cerca del aeropuerto, es ideal para practicar windsurf; buceo, parapente, motos de agua, paseos a caballo y tours enogastronómicos. Con vistas a un paisaje de eucaliptos verdes, de 5 km de longitud, se extiende hasta Monolithos con chalés, hoteles, campings, restaurantes, discotecas, clubes nocturnos, bares, centros comerciales, vinotecas y bodegas, que lo convierten en un destino mundialmente conocido.

La romántica playa de Whitebeach a lo largo de la costa sur de la isla a la que se llega en barco cruzando la playa roja debe su nombre a los acantilados blancos que la rodean y se muestra como un paisaje con morfología de agua kárstica.

La playa más evocadora de Santorini es sin duda “Red Beach” Playa roja cuyo color se origina en la erosión de la pared rocosa que da a la costa y que con el tiempo, gracias a su erosión, ha coloreado de rojo este rincón único del paraíso griego. Las carreteras secundarias que parten de aquí suelen conducir cerca de hermosas playas, como Mesa Pigadia y Akrotiri Beach.

Melinda MiceliEn el suroeste de Santorini, los restos de la antigua ciudad minoica de Akrotiri te permiten darte un chapuzón en el pasado hasta la Edad del Bronce entre frescos, terracota y muebles dentro de las casas aún en excelentes condiciones. Akrotiri es el sitio arqueológico más importante de la isla considerado por algunos como parte del continente perdido de la Atlántida, que se extiende inmediatamente después de la ciudad hacia las playas y la famosa playa roja. Durante la gigantesca erupción volcánica que tuvo lugar entre 1642 y 1540 aC, el vertido de piedra pómez cubrió sus edificios, cristalizándolos en el momento de la explosión, característica por la que a menudo se la llama la “Pompeya griega”.

Akrotiri, la antigua ciudad portuaria que data de la Edad del Bronce, alberga el faro más antiguo de toda Grecia, construido sobre un majestuoso acantilado salvaje. Magnífica es la vista desde lo alto de Akrotiri, uno de los mejores rincones de la isla donde se pueden admirar los viñedos que se extienden por kilómetros a lo largo de las crestas de la isla y su famosa puesta de sol que, gracias a los cálidos matices del sol, adquiere hermosas tonalidades de diferentes colores y luego disolverse, como los trazos únicos de un pincel vivo e intenso en el azul cobalto del mar; un relato pictográfico que se extiende en el cielo del Dodecaneso, dejándote esperando para volver a verlo con su mar de cristal transparente de color espectacular, que me ha dejado en el enfermo de Grecia dispuesto a despertar a cada recuerdo imborrable cuyo recuerdo me hechiza al mirar .

Dra. Melinda Miceli Escritora y crítica de arte

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x