Palmeras en la Nieve de Luz Gabás

Palmeras en la Nieve de Luz Gabás

Foto del avatar
Últimas entradas de Maria Loreto Sutil Jimenez (ver todo)

En materia de gobierno todo cambio es sospechoso, aunque sea para mejorar. Sir Francis Bacon

Palmeras en la Nieve de Luz Gabás

Esta novela está ubicada en la isla de Fernando Poo, actualmente Bioko, región insular de Guinea Ecuatorial.

La autora cuenta la historia de su familia, que va buscando el dorado… va a hacer fortuna a estas tierras en la época de las colonizaciones. Pero lo cuenta desde el presente, desde el recuerdo, con digresiones hacia delante y hacia atrás.

La novela podría haber sido una obra maestra si hubiese centrado más la historia en la situación social del país, en el momento histórico, en el medio en que se están moviendo los personajes… pero no profundiza.

Pierde la oportunidad de escribir un gran libro, porque se ha escrito poco sobre este continente. En la época en la que sitúa la trama ya se ha abolido la esclavitud, pero ese espíritu aún no se ha perdido y continúan tratando al nativo de forma similar. ¿Qué ocurrió en las colonizaciones, cómo nos comportamos, quienes movían el capital?

La novela la viste de rosa y se queda en cosas superficiales, livianas… la escribe para que guste a un público muy abierto, tal vez sea adecuada para lectores nóveles, pero creo que se quedará pobre para un lector experto a no ser que busque información adicional. Ahí está lo interesante de la novela: despierta la curiosidad.

Lo más interesante aparece cuando nos hace descripciones del paisaje y de los nativos autóctonos del país.

En la colonización nos presenta las dos caras de la moneda: el colonizador negrero con el látigo en la mano (Jacobo y Gregorio) vividores, racistas, cínicos… que disfrutan haciendo daño: “Negros desagradecidos que no valoran lo que estamos haciendo por ellos”. Hombres similares que violan, mantienen sexo indiscriminadamente con las autóctonas de la isla de las que nacen niños mulatos que llenan orfanatos.

Palmeras en la Nieve de Luz GabásEn la otra cara aparecen personas como Killian, Manuel, Julia… con moral y conciencia, que ven en ellos no negros sino personas y se interesan por su cultura y por su bienestar.

Los nativos luchan por su descolonización y lo consiguen. Sube al poder el dictador Macías y tienen once años de dictadura. ¿Se equivocaron? La realidad es que la persona siempre tiene que estar luchando por sus derechos y no retroceder… estaban en todo su derecho; porque la triste historia de la humanidad es la lucha del pobre contra el rico en la que casi siempre gana el rico.

Killian le dice a José que es negro.

—José, tú ahora eres tan español como yo.

—¿Ah sí? Me gustaría saber qué cara pondrían los vecinos de tu pueblo de España si me fuera allá a vivir contigo. ¿De verdad crees que considerarían que soy tan español como ellos? Puede que las leyes cambien deprisa, pero las personas no, Killian. Tal vez ahora alguien como yo pueda frecuentar los sitios reservados a los blancos, ir al cine, coger el coche de línea, sentarme a tu lado en la catedral y hasta bañarme en la misma piscina sin temor a que me detengan, pero eso no significa que algunos tuerzan el gesto, incluso con asco…

Los papeles dicen que soy español, Kilian, pero mi corazón sabe que no lo soy.

¿Ha cambiado tanto el racismo desde aquellos tiempos? Y ¿Somos racistas con las personas o con la pobreza? ¿Pondrías reparo a que entrase en tu hogar a un chico negro llegado en patera a España y si se tratase de un chico negro futbolista muy famoso?

La historia se repite y nos cuesta aprender, los seres humanos nos tapamos los ojos…

Para los cinéfilos la novela ha sido llevada al celuloide.

Se puede acompañar la lectura con deliciosa música: Farinelli-Lascia Ch’io Pianga (Handel)

Desnuda soy, desnuda digo: soñadora.

Mª Loreto Sutil Jiménez

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x