Nuevo impulso al misticismo poético

Nuevo impulso al misticismo poético

Foto del avatar
Últimas entradas de Jose Cenizo Jiménez (ver todo)

José A. Sáez, Los ojos deseados, Salobreña (Granada), Alhulia, 2019

 NUEVO IMPULSO AL MISTICISMO POÉTICO

  José Cenizo Jiménez

            José Antonio Sáez (Albox, Almería, 1957), profesor recién jubilado de Lengua y Literatura de Educación Secundaria, investigador y crítico literario, es autor de más de una docena de libros de sugerentes títulos como La visión de arena (1987), Árbol de iluminados (1991), Liturgia para desposeídos (2001), La edad de la ceniza (2003) o La otra ladera (2018).

            Su última entrega poética es Los ojos deseados, otro título acertado, lírico, atrayente. El mismo poeta, en contraportada, nos aclara que los ojos deseados son aquellos sin los que no es posible vivir y que persigue el enamorado. Con esto tenemos el tema central de la obra: la búsqueda persistente y apasionada del amado, en este caso, todo en clave mística, el alma, amante, que busca el encuentro con el Amado, el Creador, como en los versos eternos de San Juan de la Cruz. Son setenta y seis capítulos, poemas en prosa, que el autor denomina “perlas”. Como decimos, San Juan como guía, Santa Teresa a veces (aunque sea para contradecirla), las imágenes del Cantar de los Cantares bíblico, e incluso Bécquer (por la imposibilidad de comunicación y de expresión de lo inefable)…: “Aquello que te fue revelado, difícilmente podrá ser comunicado. Te ubicas, ahora, en los límites del lenguaje. Te desempeñarás, entonces, entre paradojas y símiles, a más de otras figuras estilísticas (…)”, dice en la perla cuarta (p. 16). Todo un gesto metapoético, pues en efecto se sirve de esos recursos citados más otros como, claro, el símbolo (agua, sed, vino, paloma, almendra y nuez…), la metáfora constante, con un lenguaje poético sencillo y penetrante, altamente lírico y emotivo. Con Él se vence a la muerte: “Sorda y ciega la muerte, inútil tejedora, frustrada y pretenciosa. Ella sabe que, con el amor, tiene perdida la partida” (perla vigésima, p. 32).

            En este marco de amor místico, el Amado arrastra, ilumina, revela. Es difícil el encuentro, por ello el deseo es aún más ferviente. Revelación, descubrimiento, secreto, plenitud en Él… El Amado lo es todo  o Todo, es fuerte (halcón, roca) frente al amante débil (arena). Sirve de guía la ternura, la naturaleza, la bondad, en un marco de deseo poetizado con vehemencia y alarde de recursos literarios embellecedores: “Séanme dados tus ojos, tus ojos de gacela únicamente. Tus largas pestañas y tus cejas, cervatillo que andas en amor, tus pupilas rasgadas como almendras, espejos ambarinos por donde viene a fluir el desconsuelo (…)” (p. 69).

            A pesar del tono y contenido monocorde, que puede inclinarnos a la monotonía, estamos ante un libro lleno de logros estéticos, de andadura estética firme y sin duda un paso más en las reinterpretaciones del amor místico.

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
José Antonio Sáez
José Antonio Sáez
9 months ago

Muchas gracias por tu generoso comentario, amigo José. Muy amable.

José Cenizo Jiménez
José Cenizo Jiménez
3 months ago

A ti siempre por tanta belleza.

2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x