No se engañe nadie

No se engañe nadie

Foto del avatar
Últimas entradas de Jose Cenizo Jiménez (ver todo)

No se engañe nadie 

José Luis Rodríguez Ojeda, No se engañe nadie, Ed. Anantes, Sevilla, 2019.

LA VIDA Y EL TIEMPO EN VERSOS HONDOS

José Cenizo Jiménez

            José Luis Rodríguez Ojeda, profesor de Secundaria ya jubilado, poeta e investigador y letrista del flamenco, ilustre  hijo de Carmona (Sevilla), publicó hace dos años en editorial Anantes una antología de versos escritos a lo largo de muchos años a su ciudad bella y llena de historia, Carmona en mi canción del camino. Entre  Consecuencia de andar (1994) y el libro citado ha publicado, con este nuevo, diez libros, sumando Mis letras para el cante (2008) y, en coautoría con José Luis Blanco y Francisco Robles, Las letras del cante flamenco (1998).  Es accésit del premio de poesía “Luis Cernuda”, una garantía de calidad y un honor por llevar el nombre del poeta sevillano al que él mismo venera y que ahora, gracias a que ha sido “el elegido” para centrarse en las pruebas de Lengua Castellana y Literatura de Acceso a la Universidad será leído o releído (esto más bien los profesores, como en nuestro caso) por muchos jóvenes estudiantes y sus docentes.

            En No se engañe nadie, en nuestra opinión uno de sus mejores libros, Rodríguez Ojeda vuelve a los temas universales que le preocupan No se engañe nadiecomo hombre y como poeta, como creador: el amor, el tiempo, la vida, la muerte, la infancia, la creación poética, y, además, incluso el flamenco (de refilón) o la denuncia de aspectos negativos, según cree, de la sociedad que nos toca vivir. En este sentido, incluso refleja lo líquido, superficial que pueden resultar las redes sociales, apariencia o escaparate, con una certera expresión: “(Un mundo no del todo de ficción, / ni verdad ni mentira, sí aparente)”, p. 20.

            Desde el título de la obra, No se engañe nadie, se advierte la impronta manriqueña, el homenaje a Jorge Manrique, que eternizó para siempre la metáfora de la vida como río que va a dar al mar, que es el morir. Dice aquí en el primer poema, muy acertado en su forma (encabalgamientos expresivos como tramos / del camino…) y contenido (p. 11):

La lucha es buena, más que por los logros,

porque hace entretenidos ciertos tramos

del camino que hacia la mar a todos

nos lleva; a chicos, a grandes y medianos.

            A lo largo del libro se extienden las referencias intertextuales, las citas de versos de grandes poetas, homenajes o referencias explícitas a autores de distintas generaciones como el citado Manrique, Bécquer, Javier Salvago, Cernuda, Blas de Otero, Rafael de León y, claro, no podían faltar los hermanos Machado, cuya relación e influencia a lo largo de la poesía española ha sido intensa, pues, como dice al final del poema “Ya tan lejos y tan cerca…” (pp. 36-37):

Dos almas, las dos muy hondas,

con su haz y con envés.

Cuánto Manuel en Antonio

y cuánto Antonio en Manuel.

Encontramos variedad métrica (hay décimas, gusto por el endecasílabo, sonetos, pero sobre todo abunda la polimetría libre o  formas con asonancias, apegadas a lo romanceril), con frescura y sencillez en la expresión, dominando la ironía (como su reconocido maestro Javier Salvago, al que dedica uno de los sonetos) o la ruptura de frase hecha, como Blas de Otero (“y otro gallo, otros versos cantarían”, p. 19).

            Como decíamos, aparte del tiempo o la infancia, el tempus fugit, la nostalgia, aparecen a menudo los temas de denuncia y el amor. Se critica la corrupción, la superficialidad de la Sevilla que Antonio Machado también denunció (“La guinda definitiva / de la aspiración completa: / en la feria una caseta. / Y viva mi equipo. Viva”, p. 30), la poca calidad de las canciones de ahora frente al cancionero, etc. Y en cuanto al amor, está muy presente en poemas que viajan a otro tiempo del vivir, recuerdos que el tiempo trastoca y casi siempre endulza.

            En definitiva, un libro maduro, variado de temas y tonos, escrito son hondura y sencillez, ofrenda a muchas lecturas de grandes poetas, ahora a nuestro alcance para gozar de estos homenajes o referencias, muy presentes, y de la aportación de Rodríguez Ojeda, que comenzaba su libro con un poema redondo, destacado en la contraportada, y lo termina con este otro igualmente espléndido, “Revisión” (p. 47):

Vivito, sí, no tanto coleando.

Coleo poco ya, aunque aún puedo.

Atrapado -y conforme- en este enredo

del vivir; sin saber, claro, hasta cuándo.

 

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Juan
Juan
3 years ago

Un gran reseñista para un gran libro.

1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x