Los esteros de las mareas

Los esteros de las mareas

Foto del avatar
Últimas entradas de Maria Angeles Lonardi (ver todo)

Los esteros de las mareas de Perfecto Herrera Ramos.

 Editorial Olé Libros. Colección Imaginal, 2020.

 Por María Ángeles Lonardi

Me pasa este verano lo que no me ha pasado en otras estaciones del año. Estoy buscando en la literatura, en los libros que elijo para leer el bálsamo que todo lo remedia y sana, quiero hallar las respuestas  a todas las preguntas y encontrar un soplo de aire fresco que refresque hasta el pensamiento. Me está pasando que la realidad exterior se me presenta como un manojo de metáforas, como los poemas de Perfecto Herrera, y lo noto en el canto de los pájaros, en el rumor de las olas, en el silencio del alba, en la melancolía del ocaso, en la intensidad de la noche o la claridad del día y escucho, y miro y siento… Los sentidos están en alerta, en constante búsqueda, siempre.

mareasAl abrir este libro, “Los esteros de las mareas” tengo una sensación agradable y placentera. Quizás el diseño de la portada me predispone y huele a mar aun antes de abrir el libro. Leo. Y es la mar como referente de inspiración que se muestra cercana e impredecible y la luz juega con los vaivenes suaves de las olas…olas que casi no se producen, porque el autor nos habla de “los esteros de las mareas”, para dejarnos llevar en un juego de seducción en el que hasta nuestras pupilas, dilatadas y abiertas al asombro, se dejan seducir por el suave contoneo de un movimiento constante que hipnotiza. Sí, estos versos por momentos resultan un tanto hipnóticos, aunque diría más bien, que son inductores, porque te llevan a la reflexión, a la meditación laxa, reconfortante y serena, como el remanso de una tarde cuando el sol se deja atraer por el horizonte y todo es paz mientras la vida acontece. Dicen sus versos:

 “Asombro renovado y tensión en la sangre/ de nuevo comenzando su andadura”.

La creatividad como manifestación del espíritu que reposa y que se carga de sabiduría después de ese reposo, a partir del cual, el ser reflexiona e interioriza.

La sintaxis aviva los sentimientos y en esa paz refrescante y envolvente, cada poema se asemeja a un susurro que escapa a las sombras en busca de la luz cargado de simbolismo y buscando la palabra poética que a veces se logra y otras veces parece huidiza. Dice en el poema Espectro: “Ya la sombra y la luz/ trazan línea precisa/ donde el adentro merodea.”

Perfecto, haciendo gala de su nombre, ha delineado este libro en igual forma y en la calma que propician los esteros de las mareas. El autor nos invita a asumir el vértigo del instante. Solo así será posible una relación distinta con el mundo que nos rodea y nos necesita. Para sentir al fin “definitivamente, soy paisaje”.

Perfecto Herrera
Perfecto Herrera

Escuchemos la voz del silencio, escuchemos el planeta, escuchemos los sonidos de la naturaleza, del ocaso, el ruido ensordecedor de lo que ocurre cuando todo está en calma, que de esos silencios, de esa paz, surgirá la verdad capaz de alejarnos de dudas e incertidumbres. “Mientras los días te cuidan los recuerdos”.

El mar desborda y arrastra nuestros ojos vestidos de espuma. Los poemas recogen estelas y en la música serena de cada movimiento van creando una realidad desnuda de corales y adornos superfluos, para dejar al descubierto la propia identidad de cada ser, que subyace en las profundidades.

Y termino con este exordio del poeta, de su poema Creatividad. Sin dudas, un grito, un llamado a remover nuestras conciencias como forjadores de nuestro destino que somos:

“Todo está por hacer, por recrear./ Démonos la existencia, un mundo más amable.”

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x