La risa

Jose Manuel Lopez Garcia
Últimas entradas de Jose Manuel Lopez Garcia (ver todo)

El filósofo Henri Bergson en su libro La risa del año 1900 analiza lo cómico, de un modo preciso y profundo. Ya había escrito el Ensayo sobre los datos inmediatos de la conciencia, y Materia y memoria. Ciertamente, como también reconoce este premio Nobel lo cómico no puede darse fuera del ámbito humano, ya que los animales irracionales no conocen la naturaleza de lo risible.

Indudablemente, lo cómico es el resultado del análisis de la inteligencia, porque al ser animales sociales, algo ya afirmado por Aristóteles, poseemos la capacidad de reírnos, o de tomarnos algunas cosas con un cierto sentido del humor. Al respecto escribe Bergson: «Lo cómico, para producir todo su efecto, exige como una anestesia momentánea del corazón. Se dirige a la inteligencia pura».

De hecho, el hombre es un animal racional capaz de hacer reír. Y se puede afirmar que el buen humor, en general, es un signo de inteligencia y, sobre todo, manifiesta un cierto relativismo y escepticismo, ante muchas cosas del mundo y de la realidad, en la que existen los seres humanos.

No es extraño, en absoluto, que el mismo Bergson escriba: «Desimpresionaos ahora, asistid a la vida como espectador indiferente, y tendréis muchos dramas trocados en comedia». En efecto, y quizás en pleno siglo XXI, estas palabras adquieren una mayor significación ante el cambio de valores, o la puesta en cuestión de los mismos, y ante los problemas sociales existentes.

La función social de la risa, también está representada en el teatro, en el cine, la televisión, y en otras manifestaciones artísticas de nuestro tiempo. Lo absurdo o lo cómico, es, en realidad, un juego de ideas, o eso parece, al menos.

Y es verdad que ante la seriedad del pensar, el juego de la comicidad nos distrae, y hace que los sujetos pensantes descansen, un tiempo. Esto, también lo reconocía Bergson, que analiza lo cómico y lo risible en el amplísimo campo de la literatura y del arte.

La simpatía y la distracción forman parte de la naturaleza o esencia de lo cómico, algo que es definible desde una perspectiva, fundamentalmente, social y comunitaria.

La similitud entre la ilusión cómica y la propia de los sueños es también clara por numerosas razones. Para Bergson: «Don Quijote nos presenta el tipo general del absurdo cómico». Si bien la inmortal novela de Cervantes destila una fina ironía, y una experiencia de la vida modulada por un realismo, que describe el idealismo quijotesco, con profundos rasgos de humor. La realidad con Don Quijote se subordina a la imaginación, y este personaje de ficción trata de amoldar las cosas a las ideas, de un modo opuesto a los dictados del sentido común.

La comedia se basa, entre otras cosas, en la observación de las costumbres humanas, y en su análisis y crítica, a través de los personajes, los diálogos, y las escenas de las obras teatrales. Como escribe Bergson en La risa: «Por grande que sea la curiosidad que inspiren al poeta las ridiculeces de la naturaleza humana, no creo que vaya en busca de las suyas». Si bien la comedia presenta tipos generales, nos hace reflexionar sobre las conductas, y acerca de la complejidad de la existencia humana, algo que es, sin duda, muy enriquecedor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x