LA MUERTE EN VENECIA DE THOMAS MANN

LA MUERTE EN VENECIA DE THOMAS MANN

LA MUERTE EN VENECIA DE THOMAS MANN

 (EL DESEO QUE NO ENCUENTRA DESTINO)

Autor: Francisco José García Carbonell.

Que caiga sobre vos la roja peste por haberme inculcado vuestro lenguaje.” (Caliban, en La tempestad de Shakespeare).

               Hasta dónde puede llegar el apego de un  escritor hacia  un muchacho que se convierte en un objeto de adoración, alguien a quien desear  desde la lejanía mental.  Así, frente a lo propio de las convenciones sociales,  se pone en juego un amor que nunca llega a su destinatario, ese es el gran drama de esta historia.

            Es Venecia  el lugar donde se desarrolla toda la trama de este libro.  Este sitio escogido por el alter ego del autor-narrador, tiene un fuerte cariz simbólico ¿qué representa esta ciudad en el imaginario colectivo? ¿No nos lleva acaso hacia lo libidinoso de sus famosos carnavales? El traje de carnaval viste para lo lúdico, y la máscara, como complemento, invita a la libidinosidad. Los carnavales, en la tradición cristiana, son un tiempo entremedias de lo religioso, entre el nacimiento y la pasión, muerte y resurrección de lo divino. [1] En este sencillo relato, acaso ¿No se da una lucha interna entre ese deseo enmascarado y, por tanto, escondido ante unos convencionalismos morales que despiertan, aún más si cabe, el apetito carnal? Es en la carne joven del muchacho sobre quien juega la libidinosa mente del maduro escritor, es desde el tormento de no poder dar rienda suelta a esa pasión interior, de no poder llevar a buen fin sus anhelos, que ese amor que se oculta tiende a hacerse más caótico.

La distancia nos salva de tomar malas decisiones, pero ¿qué hacer cuando la penumbra pervierte nuestro camino, nos hace obviar ese punto irracional que escapa a los dominios de nuestra voluntad? El escritor, el cual narra los acontecimientos, termina por renunciar a él mismo, a su propia vida, para depositarlo todo en aquella belleza personificada en ese ingenuo muchacho que juega en la playa, ajeno a toda la vorágine que ha levantado a su alrededor.

Es al final de la obra, cuando todo sucumbe por culpa de una pandemia, que de un modo irónico se nos desvela una triste realidad. El maduro escritor que lo ha dado todo por ese amor imposible, termina por convertirse en victima del mismo. Es con la muerte de este, debido a que ha preferido situar por encimar el apego que le produce ese amor a su propia vida, que es aplaudido como un hombre correcto por esa sociedad convencional, y que es ajena a esos tormentos interiores e indeseados de un modo hipócrita por esta misma.

[1] Juan Pérez-Franco, Tú y yo. La psicopatología entre nosotros.

 

LA MUERTE EN VENECIA DE THOMAS MANN

0 0 votes
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor comenta.x
()
x