Juego y teoría del duende de Federico García Lorca

Juego y teoría del duende de Federico García Lorca

Paco Huelva
Últimas entradas de Paco Huelva (ver todo)

Juego y teoría del duende de Federico García Lorca

Todo lo que tiene sonidos negros tiene duende.

(Manuel Torres, cantaor)

 Mucho se ha escrito sobre la poesía y la dramaturgia de Federico. También de su genuino carácter, de su homosexualidad, de sus amplios conocimientos en música y pintura, del mundo grecolatino y la filosofía en general, de la novelística europea, de su estilismo, de su franqueza, de su forma colorida y colorista de andar la vida de frente, sin miedo, rompiendo trasnochados y arcaicos tabúes, de su ardiente pasión por la Belleza, por la estética, de su incesante y verborréica oratoria capaz de epatar incluso a las mentes más conservadoras de su generación a pesar de ser un reaccionario, un librepensador.

En fin, mucho se ha escrito, decía, de Federico, y se seguirá haciendo. No por el mito que le hace sombra al haber sido fusilado, no, que también. De Federico se seguirá hablando en las venideras generaciones por la ruptura que supuso en muchas de las ramas del árbol -sin forma definida y por tanto inimaginable- que es el Arte, en la que le acompañaron toda una generación de ilustres que el Azar o la Fortuna hicieron coincidir en el tiempo: Fernando de los Ríos, Buñuel, Alberti, Dalí, JRJ, Falla, Jorge Guillén, Salinas, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Cernuda, Altolaguirre o Emilio Prados por citar a algunos.

Pero hoy toca hablar de otro Federico, del Federico conferenciante. Quisiera imaginar a este Federico que tantos personajes puso en escena, y que alborotaron la forma de estar y de decir sobre el entarimado que está tras el telón, siendo él el personaje de sí. Autor y actor a un tiempo. Cada una de sus charlas debieron ser un acontecimiento.

La editorial Nortesur publicó en 2010 un interesantísimo libro con el título de “Juego y teoría del duende”, donde se incluyen tres de esas magistrales disertaciones que el maestro de Fuente Vaqueros pronunció en diversos lugares, a saber: “Canciones de cuna españolas” (leída por primera vez en la Residencia de Estudiantes de Madrid el 13 de diciembre de 1928), “Juego y teoría del duende” y “Cómo canta una ciudad de noviembre a noviembre”, pronunciadas ambas en la Sociedad de Amigos del Arte de Buenos Aires, los días 20 y 26 de octubre de 1933, respectivamente.

Este libro editado por Nortesur es una gozada porque uno puede sentir cuando lee hasta el aliento del poeta, ver sus posibles gestos, sus paradas nada improvisadas, sus miradas al público embelesado haciendo un guiño a la connivencia, la risa de los oyentes convertidos también en pirandellianos personajes, el genio… el genio y la figura de un hombre al que mataron para acallar su original verbo, para silenciar la palabra libre y sin ataduras, para matar al intelecto…

Si en algo no coincido con Federico en estas ilustradas palabras pronunciadas en un tiempo tan lejano pero a la vez tan próximo, es en su pasión por los toros. En ese resaltar como ejemplo estético que la tauromaquia sea un arte, algo inadmisible para quien escribe, al que le parece la tal cosa un acto de una crueldad sin matices que hay que terminar eliminando de la “cultura” de este país.

Paco Huelva

Julio de 2014

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x