Isabel Alba. La danza del sol

Isabel Alba. La danza del sol

Francisco Velez Nieto
Últimas entradas de Francisco Velez Nieto (ver todo)

Isabel Alba. La danza del sol. Acantilado

Entradilla

La danza del sol de Isabel Alba (Madrid 1959)  desarrolla  una magnifica historia de vidas aglomeradas que narran las permanentes situaciones y actos de sus personajes contemplándose en los espejos cóncavos de su propia existencia.

Es una realidad que  ha logrado convertirse en emblemática: la lectura de una obra literaria editada por Acantilado. En este espacio de valoración literaria, aunque no semejante a un concurso televisivo, la novela  La danza del sol de Isabel Alba (Madrid 1959)  desarrolla  una magnifica y realista historia de vidas aglomeradas pero al mismo tiempo individualistas, que cuentan los permanentes estados y reacciones de sus propias circunstancias, contemplándose en los espejos cóncavos de su íntima existencia. D

Dividida en capítulos cortos a la vez que  originales dentro de la rigurosidad narrativa, ausente de efectos especiales de carpintería literaria, al

contrario, de cuidados retratos que  presentan una clase concreta  cargada de  sorprendente  realismo familiar, dibujando del día a día del agobiante proceso  y vicisitudes de esa clase social que llega a final de mes con apuros, a veces ni eso, con las dificultades generales, aunque socialmente impropias, del ir tirando inmerso en el desencanto de la oferta y demanda de vida, que pesa sobre tantas familias en la línea temática  actual sobre la referencia del estado social muy característico de nuestro presente.

La historia se inicia cuando la familia Moscardó decide pasar un fin de semana en la costa, sol y playa, aunque nada de tirar la casa por la ventana dado que no hay  sobra de dinero, en este pasar un fin de semana sin el rosario de la aurora cotidiano, el previsto deseo de dejar atrás su día a día, marcado por  los condicionamientos y estrechez económica modesta y explotada, situación social, con la crisis y  la soledad e incomunicación, cuando eligen para este fin de semana el hotel Solymar donde confluirán mucho los avatares de los otros huéspedes y empleados del hotel, pues nadie se libra de la tragedia que  sobre ellos golpea, por ser una sociedad que ya no huele a universo, porque aquella utopía ha sido transformada en sociedad encadenada a la servidumbre del poder. Todo científicamente pertrechado de la nada de todas las cosas y artífices del desencanto, del individualismo producido por una  falsa publicidad que  los ha convertido en simples  coros de la tragedia.

La danza del sol, es el baile social con la música de la publicidad que compone la partitura de esta historia original, desnuda donde no falta la ternura. Dios en las alturas comiendo frutos secos a la vez  que juega al pin pon con los banqueros. De vez en cuando descansan en bancos de mármol de Carrara. Mientras los desfavorecidos calculan la manera de llegar a fin de mes, la paciencia de las colas en las oficinas del paro esperando la suerte de conseguir un puesto de trabajo mal pagado. A fin de cuentas  esclavos de Orwel, que se desviven en sus monólogos internos, conscientes de su papel de marionetas dentro de la falsedad que  representan en la sociedad. Las estadísticas de los muertos en carreteras tras el fin de semana. Y a continuación, la fortuna publicitaria que significa ese potente coche seductor, mientras en la acera, una buena hembra que devora con la mirada. Publicidad de cómo invertir sus ahorros con buenos beneficios. La vida de una sociedad que pisa sobre la mentira y el juego sucio.

Isabel alba, en La danza del sol, convierte al lector en observador de una  numerosa familia que, con no menos esfuerzos, pasa un fin de semana en

el hotel Solymar  en una playa de la costa española.  Criaturas con escasos medios y muchos cálculos mentales para llegar a final de mes de la comedia humana en ese sol y cielo azul, donde cada uno de sus componentes tiene su mundo y su monólogo, la conciencia clara de que son unos humillados y ofendidos desencantados y cargados de demasiadas cosas de la vida, cuando se lucha desde abajo para poder sobrevivir, cada uno con dos mundos, el interior y el exterior, ambos ligeros de equipaje existencial en el que con más apuros que desahogos van tirando, del carro de sus fracasos ocultos.

 

 

 

Francisco Vélez Nieto

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x