En el calor de la noche

En el calor de la noche

En el calor de la noche

Por Iván Fernández Prieto

Todos tenemos derecho a equivocarnos y rectificar y, si en el camino arrastramos a algún criminal a la cárcel, tanto mejor. Lo vimos con el bueno de Silvester Stallone en Copland y también ahora con un clásico del cine estadounidense de los años sesenta: En el calor de la noche.

Norman Jewison, director hoy retirado pero que recordamos de otras películas como Rollerball, Jesucristo Superstar o El violinista en el tejado, lleva la batuta de esta cinta a caballo entre el thriller policíaco y el drama racial y que esconde alguna sutileza más. Adaptación de la novela homónima de John Ball, En el calor de la noche transcurre en un apartado pueblo del estado de Mississippi en el que un empresario proveniente de Chicago es asesinado cuando está a punto de abrir una nueva fábrica en el lugar. La confusión de la policía local cuando atribuyen la autoría a un hombre negro (que resulta ser, a su vez, un policía de Filadelfia que se encontraba de paso y que luego es obligado a colaborar en el caso) enciende la mecha de un complejo conflicto a varias bandas.

En el calor de la noche portadaSidney Poitier y Rod Steiger (oscarizado por su interpretación de jefe de policía) se verán obligados a dejar de lado sus respectivos resentimientos y prejuicios para trabajar juntos en la resolución del asesinato y esquivar la hostilidad de un pueblo donde el linchamiento de personas de color aún está a la orden del día. Por su parte, Sparta, el pueblo de Mississippi (que por cierto, existe realmente aunque la película fue rodada en Illinois), actúa como un interesante telón de fondo donde se aprecia esa transición y conflicto no solo entre la modernidad y lo conservador en el plano de las mentalidades y la cultura, sino también en el choque de dos modelos económicos y de explotación cuyas desavenencias no eran nuevas ni mucho menos. En este aspecto, la parte de la cinta más interesante es la visita de los dos policías a la plantación de algodón de un rico terrateniente local donde se refleja esa bisagra temporal de la que hablamos y en la que tiene lugar una de las secuencias más icónicas de la historia del cine norteamericano por su significado en la lucha por los derechos raciales.

Pero no queda todo ahí. Sin desvelar el final y moviéndonos en la ambigüedad, la película también evidencia en algunas de sus partes más decisivas la frágil situación de la mujer respecto a temas que resultan cruciales en la resolución de la trama.

Por su parte, el legendario Quincy Jones firma la banda sonora de esta poliédrica historia con unos auténticos temazos que refrescan la sofocante atmósfera del verano sureño de Sparta.

Justamente oscarizada como mejor película, mejor actor para Rod Steiger, mejor guion adaptado, mejor sonido y mejor montaje, En el calor de la noche es un clásico entre los clásicos. Una película de obligado visionado con la que rendimos homenaje al recientemente fallecido Sidney Poitier, eternamente elegante.

En el calor de la noche

lasoga.org

Opinión

Puede que te hayas perdido

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x