ELEGÍA A CERVANTES INMORTAL

ELEGÍA A CERVANTES INMORTAL

 “Breve ensayo, (“Cervantes, su Propuesta de Novela Psicológica, Influencias del Quijote en El Ulises de James Joyce y Otras Notas”, a la venta en Amazon, Ebook 3,30€) que pretende ser un homenaje a Miguel de Cervantes, el genial y sabio escritor creador de la Novela Moderna Polifónica, me atreví a reproducir estos humildes versos de mi débil pluma:

 

 

ELEGÍA A CERVANTES INMORTAL

(1547-1616-Eternidad)

Cervantes, llegaste a viejo y te sentiste solo y derrotado,

En tu vida de tanto esfuerzo, de ilusiones y desengaños,

De muchos afanes y trajines, de calamidades y fracasos.

De joven ambicionaste fama,

Vencer la pobreza, que siempre te cercaba,

Vencerla con la pluma o con la espada.

De tu arriesgada vida de soldado,

Lograste, no el ascenso merecido,

Ser “Capitán”, como estaba prometido,

Para ser cautivo cinco años largos, esperando tu rescate,

Esclavo prisionero del musulmán enemigo,

Que fallaron todos tus planes de escape.

Por tus cartas de recomendación

Cuatro veces la vida salvaste,

A cambio mucho creció el monto de tu rescate,

La extorsión criminal que imponía el musulmán

A los cristianos apresados en sus piratas correrías.

Y no sufriste tormentos ni a muerte te condenaron

Ante tus fugas frustradas, por tu temeraria valentía,

Entendió tu falso dueño que matarte, mutilarte

O con otro grave maltrato castigarte,

Lo condenaría a la más infame cobardía,

Y era el oro por tu costoso canje,

Lo que el moro más quería.

Tiempo sobró para ver toda barbarie

Por los sarracenos cometidas,

Y al regresar a tu tierra amada,

A tu España añorada y querida,

Sin contar a los tuyos, olvidado ya estabas.

¿Plaza de Capitán? ¿A un soldado de una mano tullido?

Muertos eran ya quienes firmaron tus cartas

Por todo tu valor probado ante el enemigo:

Un duque español, Virrey en Nápoles,

Y Don Juan de Austria, Jefe de la Cristiana Flota

Contra el Imperio Turco agresivo,

Vencedor en Lepanto, Gloria de España por siglos,

Hermano del mismo Rey,

A quien pediste Gracia y Merced en vano.

Ser Mensajero Real, espía u otra comisión a destajo,

Esas tus recompensas a tantos desvelos y trabajos.

Perdieron toda importancia

Tus servicios de soldado aventajado

En Lepanto, Navarino, Corfú, Bizerta y Túnez,

En todo el Mediterráneo, mar de los antiguos romanos;

Sin importar a la Corona que estabas endeudado,

Por los préstamos tomados para pagar al moro rescate.

Y decidiste no ir a Flandes a luchar contra cristianos,

Como mandó el Rey Felipe, nombrado El Rey Prudente,

Rey Papelero, Rey Burócrata, comparado con su hermano

Don Juan de Austria, gran capitán en guerra,

Muerto temprano, víctima de fiebres y engaños,

O con su padre mismo, Carlos Quinto,

Emperador y de la Guerra el Rayo.

Para hacer guerra entre cristianos

En la Europa dividida,

El Rey Felipe pactó tregua

Con los musulmanes otomanos,

Apartado del camino que su propio padre,

Emperador y moribundo, le tenía señalado.

Ya antes Venecia firmó acuerdo con el Sultán Otomano,

Le entregó Chipre, olvidando el gran triunfo de Lepanto.

Y en otros tiempos pasados, hasta el Rey de Francia,

Génova, Milán y el mismo Papado,

Del Imperio Turco contra España fueron sus aliados.

Tanto error te encaminó, Cervantes desengañado,

A negar tu espada antes que matar cristianos.

Del Rey olvidaste sus Ejércitos, por tí tan amados,

Para continuar combatiendo al enemigo desalmado,

Al verdadero enemigo, que sólo en Argel tenía

Veinte mil cristianos cautivados,

Sometidos a perpetuos sufrimientos y martirios,

Tormentos y torturas. Eran muchos los forzados,

Violadas las mujeres, los hombres sodomizados.

Allí morían esclavos los nazarenos

Sí nadie acudía a rescatarlos;

Morían con cadenas, de hambre, a garrote,

A latigazos o empalados,

De trabajos forzados, ahorcados,

Decapitados, destripados, mutilados,

Descuartizados, desmembrados

O con los huesos por mazos de hierros quebrantados;

Que no es igual luchar, herir y matar en batalla,

Que humillar, torturar y matar impunemente,

Con toda crueldad, saña y vesanía,

A gente indefensa, inerme y maniatada.

Con candentes hierros los marcaban

Como sí fueran animales o ganado,

Igual que a los hombres negros africanos,

Que por racismo y codicia brutales,

Esclavizaban los musulmanes. Y contra Cristo,

Muchos que se llamaron a sí mismos “cristianos”,

Por ignorancia o por cinismo,

Que nunca será de hombres de bien

Hacer daño al inocente ni al indefenso fuerza alguna,

Que lo castigará Dios sin olvidar ofensa alguna.

Tantas atrocidades juraste nunca olvidarlas.

Y tu familia, pobre y errante, se endeudó

Y todo hizo para reunir los ducados,

Para liberarlos de la esclavitud sarracena

A tí y a tu hermano, dos humildes y jóvenes soldados.

Se reunió primero el rescate de Rodrigo, menos elevado,

Que cartas no le quitaron, no se las otorgaron;

Años después murió en el frente, Alférez bravo en batalla,

En la mala guerra de Flandes, guerra cruelísima y larga,

Guerra entre cristianos, regocijo de otomanos,

Mala guerra provocada por el terco Rey Felipe,

Que arrogante olvidó que Flandes era reino heredado,

No ganado en batalla o país conquistado.

De sarracenos fuiste esclavo, cinco años pasados,

Y al fin fuiste rescatado de tanta brutalidad y miseria

Por tu familia incansable y la caridad de frailes Trinitarios.

Desengañado ya del Rey Felipe, tu pluma sería tu espada,

Los versos, tu arcabuz, tus huestes el Teatro,

Y con los frailes en tu ayuda, con las obras que montaste

Caridad cristiana pediste, limosnas,

Para los cautivos de rescate.

Así nació tu pieza tan sentida, El Trato de Argel conocida

Y cada representación del Trato de Argel terminaba

Con tu recia petición al sordo Rey:

“¡Libertad para los cristianos cautivos!

¡Expedición Libertadora de los Ejércitos de España

Contra el enemigo musulmán, los piratas berberiscos

Y sus nidos en Argel!”, pero nada movió al Rey.

Allí inició tu carrera de escritor popular,

Que tiempo atrás en Madrid, tu maestro recordado,

En letras humanas y divinas,

Juan López de Hoyos ejemplar,

Te profetizó contento un día,

Cuando unos juveniles versos tuyos

Tanto alabó como fértiles semillas

De un árbol, que cuidado, podía crecer descomunal,

De frondoso ramaje tupido y a todos sombra y frutos dar,

Verdad y Sabiduría.

Por eso escribiste El Quijote al ocaso de tus días;

Quisiste dejar tu Legado a toda la Humanidad,

Lo más importante aprendido en tu vida acontecida,

Larga, aventurera y sufrida.

Querías desterrar de las mentes de los hombres,

Las supersticiones, los prejuicios y las supercherías,

La ignorancia, los errores, los sofismas

Y todas las embustes y mentiras,

Y mostrarles un camino

A la Libertad, la Justicia y la Hermandad.

Mario Raimundo Caimacán

Miguel de Cervantes es Orgullo de España, de Hispanoamérica y del mundo.

ELEGÍA A CERVANTES INMORTAL

0 0 votes
Article Rating
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Me encantaría saber tu opinión, por favor comenta.x
()
x