El realismo mágico de Carmelo Fabio D’Antoni, Stilnovismo, atmósferas góticas y luces caravagesche para un arte mitológico que infunde magia. Editado por Melinda Miceli

El realismo mágico de Carmelo Fabio D’Antoni, Stilnovismo, atmósferas góticas y luces caravagesche para un arte mitológico que infunde magia. Editado por Melinda Miceli

Melinda Miceli di

Fabio Carmelo D’Antoni, Catania 1980, pintor y escultor de formación clasicista, es el fundador del Movimiento estilnovistico, una corriente que nace retomando, en clave figurativa, la filosofía de los poetas de Dolce Stil Novo.

En una sociedad en la que los medios perciben a la mujer como un objeto, revelando los aspectos más intrínsecos de lo femenino, D’Antoni encuentra una profunda inspiración en el alma fuerte, angelical y algunas veces desnuda pero nunca vulgar, siempre etérea, de la mujer. A través de los tiempos, más allá de la visión más remota y habitual. La mujer vestal o guerrera justa, a menudo víctima de la explotación y la injusticia, ha generado en la noble sensibilidad del artista el deseo de convertirse en un caballero, campeón y promotor de esta tendencia artística “stilnovista”, compuesta de obras de arte que deben considerarse criaturas. vital y fuerte que exige amor cortés a través de sus ojos, que, aunque parece severo y, a veces, de otro mundo, sigue la mirada del espectador desde todas las perspectivas al transmitir su alma humana, clara y devota.

En su producción, quiso dar un corte cronológico a partir de los elementos naturales para llegar a los dioses griegos, pero sobre todo para mostrar la importancia que las mujeres siempre han tenido dentro de la sociedad a través de la representación también de damas y caballeros imaginarios, que viven frente a su Los ojos de un artista que los pinta idealmente, ofreciendo un importante homenaje histórico. Una revisión de pinturas cruciales que se eleva al arte a través de los símbolos. Con estas mujeres icónicas, de ideales de belleza, heroísmo y divinidad, su pintura adquiere un valor cultural para un cambio radical en la concepción de la feminidad, destacando la fuerza atemporal de la mujer. D’Antoni, un artista realista, influenciado por las luces de la pintura de Caravaggio y las atmósferas góticas, a través de su trabajo, llega a “hacer una mujer real ideal” porque la mujer D’Antoni también es sinónimo de pureza, castidad. , un ser cuya fuerza radica en su delicadeza; Esta es la figura que transpira en la Ópera “S. Agata “se conserva en la biblioteca de los Benedictinos de Catania, dentro del caso” Tesoro di S Agata “. En este tema, su regreso a la tradición, la esencialidad y la armonía son sorprendentes: peculiaridades que encontramos en los tonos sagrados del amarillo y en las suaves líneas del rostro, que se refieren a un modelo de feminidad típico de la iconografía clásica revisado por un La sensualidad moderna que ha descartado la androginia. La génesis de su pintura mitológica se acompaña de interspacios culturales secuenciales, alineados en el espacio-tiempo, y que se sumerge en el mundo antiguo de la mitología nórdica y griega, autoriza a hablar de “realismo mágico”, especialmente cuando representa híbridos mitológicos (Cerberus), representaciones de Paisajes inquietos e inquietantes (Caron Dimonio), la misteriosa ambigüedad de un lugar en visiones infernales y pesadillas celestiales o apariciones celestiales como el famoso Jerónimo Bosch (ca 1450-1516). Las cajas estéticas flamencas revelan una pasión por el norte de Europa, as del gótico y es allí donde es necesario buscar los detalles de ciertas pinturas “nórdicas” de Fabio Carmelo D’Antoni, que expresan el elemento quimérico siguiendo la representación de lo tangible, actuando en el libro de frases de Acentos, sobre la intensificación de énfasis, en elaboraciones similares a las de Salvator Rosa, Magnasco o Piranesi.

En sus lienzos emergen lúcidamente sobrehumanos temas que surgen del mito para emanar mensajes de poder ético y heroico y en este ciclo épico, regresan a las salas de los Museos, donde D’Antoni ama exhibir sus criaturas mágicas que trascienden el escenario anónimo. de la vida. Sus pinturas están dispersas en museos de toda Europa, habiendo elegido al artista para una carrera severa en museos.

 Sus mujeres, lejos de querer ser una simple transposición de retratos reales y de hadas, se convierten en elementos, símbolos, desde nomenclaturas cultas, portales para entrar en las dimensiones de los sueños, los miedos, el inconsciente, el espíritu, que tienen una función talismánica como la Esculturas de monstruos en los portales de las catedrales góticas, pero todavía los tótems de Max Ernst.

En cada ciclo de vida, D’Antoni, como el gran poeta Dante, da vida a una escena para completar la alegoría gótica de la existencia más allá del límite humano, para rastrear las raíces del ser y del Cosmos mismo que él estudia. a través de sus retratos cargándolos con significados alquímicos y dándoles vida con su pincelada cargada de energía cósmica vertida.

La mitología y el realismo se resumen en un estilo que asimila la mejor tradición clásica, donde su maestría técnica experta demuestra que conoce los secretos de la luz, los matices caravaggescos y las atmósferas góticas, especialmente a través de la reproducción meticulosa de los detalles y las características fisonómicas; La fuerza vibrante del color, la vitalidad, la magia luminosa, el lirismo de la pintura en sí demuestran un profesionalismo de larga experiencia, y el impulso creativo avanzado transfigura sus lienzos hacia un refinamiento sublime de la luminosidad celestial (Agua).

 La revisión de la urdimbre pictórica en una clave moderna con breves contaminaciones de fantasía, autoriza su creatividad para unificar este gran universo de figuras femeninas y masculinas, dioses griegos y nórdicos, con un hilo lógico que une épocas y mundos que evocan modelos ideales e ideológicos. El cual el artista da vida para sublimar un presente social sin impulsos corteses ni hechos heroicos. En esta dinámica de pensamiento surge un llamado filosófico al “evemerismo”, una posición de la filosofía de la religión según la cual los dioses serían poderosos soberanos o héroes del pasado, lograron, en virtud de la sabiduría o el valor, atribuirse a la naturaleza divina y Adoración de los contemporáneos y de la posteridad.

Por todos estos valores intelectuales que unen e imbuyen su estilo lleno de referencias y cavidades mitológicas que ocultan subtemas y mensajes oníricos y ocultan una lucha subyacente pero épica entre el heroísmo y Fato, su arte debe ser analizado y definido como “adoctrinado”.

Melinda Miceli

Escritor y crítico de arte.

[sp_wpcarousel id=”8358″]

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x