Cuatro Evangelios de Toledo

Cuatro Evangelios de Toledo

Foto del avatar
Últimas entradas de Jesus Millan Munoz (ver todo)

Cuatro Evangelios de Toledo

Los Cuatro Evangelios de Toledo dividida en cuatro partes. En total, 437 hojas de cartulina de 65 por cincuenta centímetros, pintadas por los dos lados.

Cada parte donada y en una colección diferente, pero los cuatro formando una unidad. Dividida en cuatro partes, cada una en una colección independiente: (Evangelio de San Mateo, HilVic (12), (Archivo-Museo Catedralicio de Lleida),  contiene 114 cartulinas, tamaño 65 por 50cms. Evangelio de San Marcos, CarVicMar (12), (Museo Sor María de Jesús de Agreda) contiene 101 cartulina, tamaño de 65 por 50 cms. Evangelio de San Lucas, CarVicMar (13), (Museo Monasterio de Santa Clara. Salamanca), 111 hojas de cartulina, tamaño de 65 por 50 cms. Evangelio de San Juan, HilVic (13), (Abadía Cisterciense de las Cañas),  contiene 111 hojas, tamaño cartulina de 65 por 50 cms). Autor de las pinturas JMM.

Esta obra puede entrar en el concepto o subgénero plástico de libro de artista, libro único, libro objeto, pero personalmente pienso, que sin negar esa categorización está más en la “concepción de libros medievales miniados”. Es imitación de esos códices o libros ilustrados o miniados medievales, que tenían una parte, el texto escrito a mano, en este caso, hojas de escritos pegados, sean de fotocopias o de otro modo, y después, el resto ilustrados o pintados o dibujados o miniados, en este caso, con estilos y tendencias y estéticas actuales, es decir, diríamos de las primeras y segundas vanguardias, o estilos semejantes.

Si tenemos en cuenta, la totalidad de estos Cuatro Evangelios que denomino de Toledo, que cada parte, está o debería estar en esas colecciones, forman y conforman más de cuatrocientas hojas, tamaño cartulina, dicho de otro modo, como libro, sería, uno de los más grandes en tamaño, en la categoría de las Biblias o Nuevos Testamentos, y uno, de los veinte más volumen en dimensiones de la categoría de libros, de todos los tiempos y culturas.

Esperamos y deseamos, que los distintos lugares y propietarios, donde se conservan o se deberían conservar, valoren el esfuerzo de esta producción cultural. A veces, si las obras de arte, las producciones culturales, no tienen “demasiado eco desde fuera”, los que son propietarios y custodiadotes de esas producciones culturales, no los valoran. Si, tienen la suerte o el azar o la desgracia, de que se acerque por esa colección, un “entendido”, y no la valore lo suficiente, entonces, si además, donde está depositada dicha obra, en propiedad, además de no entender mucho, y no valorar demasiado el arte actual, entonces se produce, la “reducción del concepto de valor”. Y, puede suceder, que ese producto, que es único, que es un libro único, un libro ilustrado único, que conservado en su totalidad, es una obra única, pues se infravalora y decae el valor, en la mente o conciencia de los custodiadotes y propietarios de esa obra, su valor, teórico y práctico se infravalora.

El mundo de las artes, es muy complejo, el micro y macromundo del arte plástico, aún más. A veces, me pregunto, en los deportes, especialmente, en el futbol, en todas las categorías, por edades y por niveles de ligas, siempre desde arriba van buscando o fichando nuevas figuras potenciales. Tienen un nombre, a estas personas que buscan, los “ojeadores”. Es una práctica común, que supongo, será simple y compleja. Donde intervendrán multitud de factores, variables, intereses, etc. ¡Pues en Arte o Artes o en Arte Plástico, no podemos indicar que exista unas figuras, que cumplan ese objetivo!

El autor plástico tiene que ir enviando obras o dossier, a docenas y cientos, cuándo no miles de galeristas o, y marchantes, directores de museos y todos los demás intermediarios o agentes artísticos, para que “al final, pues los resultados, por lo general, es el silencio”. Se indica, si tienen la suerte, de ser seleccionados por una galería, hasta cierta edad, y si ésta es internacional, puede que tenga un gran recorrido artístico o futuro, o al menos potencialmente, sino es así, todos son silencios…

Para compensar esta realidad, es decir, que cientos o miles o docenas o cientos de miles de autores plásticos, duermen en el silencio, ellos o ellas como autores, y sus obras, se van depreciando o deteriorándose, al menos hay una solución, simple y modesta. Que son Centros Documentales Virtuales de Autores y Autoras plásticos y que reflejen parte de sus obras. Esto a nivel provincial, local, regional, nacional. Sustentando por un museo, una fundación, un departamento aniversario, una entidad municipal, etc. De este modo, existiría una posibilidad, que la riqueza cultural producida, sea de mejor o peor calidad, hubiese una posibilidad de que, al menos, en forma de fotografía atravesara hacia las generaciones futuras…

Aquí, nos encontramos, con estos Cuatro Evangelios de Toledo, cada parte, en una colección diferente, pero que en su conjunto, pensamos es una obra digna y única, que si se extendiese como mural, concepto del que no hemos hablado, ocuparía la mitad, un poco más, del techo de la Capilla Sixtina. Y, van pasando los años, y diríamos que se van acumulando, más silencios, más sedimentos de una obra, que en su tamaño, al menos, es única, y diríamos se va sepultando cada vez más y más en el silencio. Sin entrar en toda la aplicación de los Manifiestos Artísticos… ¡Olvidamos, que la industria cultural, produce turismo, y el turismo empleo, del que tanto necesitamos, en la España interior…! ¡Paz y bien…!

 http://personal.cim.es/filosofia/                © jmm caminero (31 mayo-04 junio 2020 cr).

Fin artículo 2.136º: “Cuatro Evangelios de Toledo”.

 

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x