Cristina Penalva Pastor

Cristina Penalva Pastor

Cristina Penalva Pastor. Natural del Alcalá de Henares.Fascinada por la literatura y la música, hija y nieta de músicos alicantinos.

Técnico en Publicidad y Comunicación. Responsable de edición, de la revista escrita Perfiles, de la ONCE. Dieciocho años en la Unesco. Promotora del proyecto Alcalá y su Universidad como Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Actualmente productora, guionista y conductora del programa LETRA Pequeña de la Radio Universitaria de Alcalá de Henares, del programa de Radio Creactividad, Desde la Plaza, del evento el 20 a las 20 Encuentro de Poesía, Planeta Poético, muestra de poetas de Alcalá de Henares.

Toda mi poesía, cinco poemarios, uno de ellos de poesía mística, es inédita. (A excepción de alguna colaboración en revistas y antologías, el X en San Miguel de Escalada y la reciente antología, traducida al rumano Horizontes Poéticos

El ritual del mirlo

Cristina Penalva Pastor

Deseo la belleza
con la que se iluminan las gárgolas
cuando entonas estrofas de flautista,
sólo ellas te escuchan,
ninguno se detiene,
llevan su angustia a cuestas
y aceleran el pulso, igual que los repiques,
miran a la deriva,
nadan entre la bruma,
no regresan nunca al punto de llegada.

Sin un lamento,
el horizonte espera paciente.

Tú, con tus tonos lince, ignoras que
los dioses
también anhelan sumergirse
en nuestro miedo.

Oda al Hijo de la Palabra

Rasgueas las palabras
Y lo absurdo de las cosas germina
Ese cenáculo de realidades
Que brotan al sentirse descubiertas
Insiste, insiste
Y dinos cómo nos miran sin rencor
Cómo respiran en la mudez
Desde el doliente reino de los hombres
Más allá de ti
Insiste, insiste
Qué avistan esos intrépidos quinqués
Cuando hay mar de fondo

Insiste
y regresa
y cuéntanos
Tú que conoces el último recodo
De lo serenamente imborrable
Y pertinaz que es la noche
Cuando llega el rayo y la deshila

Esta casa no es mía

Esta mesa redonda
de dulce leña,
tampoco es mía.
La pluma y el cuaderno
donde escribo revoloteos,
no, no son míos.

Solo son míos los libros.
En ellos nado y me reconozco.
Son corredores, explanadas,
ramblas que arrullan versos.
Me resulta difícil recordar
cuántos libros leí,
sus historias se cruzan.

La penumbra, los paseos, la calma.

Dejo encendida la luz cuando salgo
por si acecha la hierba tenebrosa.
Ellos me guían y me dicen
que todo fue, que es
y que será
hasta el final de la cosecha,
cuando regrese
arrancando las páginas y
soltándolas al viento del poniente,
por temor a que
si quedan recogidas

dejen de pertenecerme.

 

Cristina Penalva Pastor

Image by CANDICE CANDICE from Pixabay

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Marina
Marina
2 years ago

Preciosísimo!!! Una belleza!

MªLourdes Ballesteros
MªLourdes Ballesteros
2 years ago

Cristina, me ha gustado este artículo.
Lo que más me agrada es que te reconozca la sociedad
Tú poesía siempre cálida y amable.
Felicidades

Rodri
Rodri
11 months ago

Bravo. El ritual del mirlo me ha recordado unos versos del Soneto a Orfeo I.3 de Rilke:

Un dios lo pudo. Pero dime, ¿Cómo podrá,
a través de la estrecha lira, seguirle un hombre?
Su alma es desacuerdo. En el cruce de sendas
del corazón no se alza un templo para Apolo

3
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x