Consuelo Hernández

Consuelo Hernández

Carlos J. Rascón

Consuelo Hernández

  Colombiana, nació en El Peñol, Antioquia. A los diez años, se trasladó con su familia a Medellín donde permaneció hasta los 25 años, desde entonces ha vivido fuera de su país. Sus poemarios más recientes son El tren de la muerte y Mi reino sin orillas.  También es autora de Álvaro Mutis: Una estética del deterioro y Voces y Perspectivas en la Poesía latinoamericana del siglo XX.

Sus distinciones incluyen: El premio Antonio Machado de Poesía, Finalista del concurso de poesía Ciudad Melilla en España. En EE. UU.  ha recibido el Premio de ensayo “James Street Prize,” The National Endowment for Humanities Fellowship, y finalista del concurso Letras de Oro de la Universidad de Miami. Ha sido filmada para los archivos de La Biblioteca del Congreso, y aparece antologada en Latinoamérica, Europa, Canadá, Estados Unidos, Irak y Kurdistán. Se ha traducido al árabe, inglés, italiano y portugués y en el 2007, participó en el movimiento “Poetas contra la guerra” con motivo de la exposición Las torturas de Abu Ghraib de Fernando Botero en American University, en Washington DC donde reside.

 

 

Recordar

Consuelo Hernández
Consuelo Hernández, Fotografía de Daniele de Francesco

 

Recordar es travestir el pasado,

los mareos,

los litigios familiares …

es olvidar los sacerdotes perversos,

las anfetaminas que ponían un velo a la tristeza…

es llenar huecos con falso contenidos

y convertir en fiesta los velorios.

 

Cansadas de leer a los griegos

contemplamos la imagen del espejo

llegamos al centro de los sobresaltos

 

odio y miedo ya no tienen cabida.

 

Recordar es negarse a la muerte cotidiana

es destronar los dictadores de tu especie

es ver el cielo en la fogata adolescente

y abotonarse el coraje al corazón

para cambiar el rumbo del destino…

 

 

 

Recomienzo

 

Reinicio este constante desplazarme

atravieso montañas, desiertos y llanuras

ni míos ni tuyos

los dominios de la imaginación…

 

Ríos, volcanes, lavas y cenizas

un incendio interior me devora

las sombras cabalgan en la nueva aurora

peregrino por las cuatro estaciones

derrumbo murallas

confundida entre la turba

entre el huracán y las aves

busco la antorcha

la palabra

que dé en el blanco

el aroma de la hierba silvestre

la patria de nostalgias

y viborea en mi cuerpo

una violenta sensación de amor.

 

 

El rincón de los niños

Después de escuchar a Debussy

 

Caen los párpados como gotas destrozadas por la brisa

y cantando el silencio pasa

colmando los cuartos del hogar.

 

Danza la oscuridad su sinfonía

largo andante…molto lento… vivace…

y madruga la bella aurora del día.

 

Tímidos soles acarician las mejillas

las ventanas y los cafetales…

Me arrodillo para rumiar memorias

y los niños se levantan a libar el claro néctar del alba.

 

Encarnan guiones gestados en la noche

y entre juegos ensayan las futuras desgracias

las tristezas no probadas todavía.

Inventan mundos nuevos

guerras frescas

hijos menos inocentes

duendes irredentos…

 

Y bajo un cielo de traje hermoso, imaginado por Debussy,

la muerte riela entre silencio y reposo.

 

Morir 

 

Morir es desinteresarse.

Es descubrir que el camino se estrecha,

las sombras te interrogan

y el desastre inventa su cadencia.

 

Morir es sentir que tu orbe se desploma,

es rodar por el mismo precipicio

de las que venden sus cuerpos en la noche

esperando el turno del azar.

 

Es marcharse con la afición de cóndor

y reencontrarse con la vocación de nada.

 

Morir es fácil

es liberarse de los límites del cuerpo

es olvidarse del derrumbe y del dolor

es soltar lo que con dientes y uñas custodiaste

para ingresar sin antifaz a la disolución final.

 

Morir es desinteresarse.

 

 

Fotografía de Daniele de Francesco

Image by S. Hermann & F. Richter from Pixabay

 

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
6 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Óscar Castro García
Óscar Castro García
2 years ago

Bellos y profundos poemas.
Felicitaciones.

Jose Geraldo Neres
Jose Geraldo Neres
2 years ago

Bela seleçāo de poemas, me agrada muito. Espero leer mais essa autora. Muchas gracias. Un fuerte abarazo de tierras brasilis, José Geraldo

Stefano
Stefano
2 years ago

Pura Poesía con su distinguida expresion del corazón.

Marina Rodriguez J
Marina Rodriguez J
2 years ago

gracias por compartilo, gracias por tan bellos poemas, llenos de reflexión y belleza que desnudan ese interior intimo que nos aproxima en lo más intimo de la esencia de lo que realmente importa: el sentir.

Carlos cano
Carlos cano
2 years ago

Morir es desinteresarse , morir es fácil , es olvidarse del dolor , nos lleva a la realidad que no aceptamos y concluye con el egoísmo.
Recomienzo y el rincón del los niños ,
Poemas cortos y de gran contenido , te felicito por tan lindos poemas.

Maria Arreaza
2 years ago

Me quede encantada/impresionada con tus poemas, Consuelo. tienes un gran universo, y lo minimizas sin perdida alguna en ellos. Me haces recordar a Rubén Darío con su “….no sabemos a dónde vamos , ni de dónde venimos” Y el mismo Shakespeare con su realismo en Hamlet y Macbeth. Esa declaración: “esperando el turno del azar” es tan autentica, que independientemente del contexto en que se encuentra, nos incumbe a todos… “Morir es desinteresarse”, y esto es lo que todos deseamos, quebrantar el apego, y que interesante que ese cierre del poema es tal cual muchos de nosotros experimentamos.

6
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x