Melinda Miceli rastrea la misteriosa biografía del Conde de Saint Germain

Melinda Miceli rastrea la misteriosa biografía del Conde de Saint Germain

Melinda Miceli di

Melinda Miceli rastrea la misteriosa biografía del Conde de Saint Germain.

Misterios, metafísica y alquimia de un maestro ascendido

El Conde de Saint-Germain es una de las personalidades más enigmáticas y misteriosamente inexplicables que han arado nuestro planeta, venerado por los estudiosos del esoterismo como ese mito que la historia recuerda místico, alquimista, diplomático y músico.

El halo de leyenda que lo envuelve se debe a que nunca tuvo connotaciones biográficas precisas, llamándose, con indiferencia, Conde de Welldone, Marqués de Aymar, Conde de San Germano, Monsieur de Surmont o Monsieur de Belmar. Algunos estudiosos afirman que Saint-Germain no era su verdadero nombre, sino un homenaje a los jacobitas, los nobles leales a los Estuardo, que se habían refugiado en Saint-Germain, defendido por Francia.

En la primera mitad del siglo XVIII, la figura de Saint-Germain se confunde con la del alquimista Lascaris, debido a los lazos y coincidencias que les hacen pensar en un solo personaje. Del mismo origen bohemio y aún ligados a la corte de Prusia, ambos lograron transmutar el cobre y el plomo en oro en presencia de observadores confiables, además parecían no envejecer nunca y tener algunos rasgos somáticos y de personalidad que encajaban a la perfección. Sadoul, un alquimista contemporáneo que se ha interesado por su historia, cree que Lascaris puede ser una identidad anterior al conde, que había descubierto el elixir de la vida. Los orígenes del conde de Saint-Germain permanecen envueltos en un profundo misterio: se supone que era el hijo ilegítimo de Francesco II Rákóczi, príncipe de Transilvania y de la princesa Violante Beatriz de Baviera, perteneciente a la dinastía Wittelsbach y gran duquesa de Toscana. Según esta concepción, habría sido educado en Florencia por Gian Gastone de ‘Medici, cuñado de Violante.

Según el testimonio de un ocultista, Eliphas Levi, el hombre conocido como el Conde de Saint-Germain nació en un pueblo cercano a Asti a finales de 1600,

saint germain
saint germain

precisamente en 1698, de una relación entre la Reina de España, Marie Annie de Neuburg ( viudo) y el Amirante de Castilla. Su nacimiento le permitió disponer de inmensas posesiones, una vasta cultura y ser recibido en todas las cortes de Europa como miembro de la alta aristocracia. El conde de Saint-Germain, considerado el maestro iniciador del conde de San Severo y de Cagliostro, hablaba italiano y francés, aunque con un ligero acento piamontés. Algunos estudiosos informan que el Conde también era un buen conocedor de muchos otros idiomas: hebreo, árabe, latín, inglés, español, portugués, alemán. Está demostrado históricamente que el conde fue un compositor de sonatas musicales publicadas por la editorial londinense Waish entre 1748 y 1760, y apreciado por Mozart y Gluck, un excelente violinista en comparación con Paganini, un hábil pintor. Parecía eternamente joven con la apariencia de un hombre de cuarenta años y durante un tiempo desapareció de Europa durante un viaje de retiro espiritual en las montañas del Himalaya.

En 1760 Luis XV lo nombró para una delicada misión diplomática: conseguir a Francia un préstamo de Austria, que luego quebró debido a los celos del duque de Choiseul, ministro de Relaciones Exteriores que lo acusó de traición; se vio obligado a refugiarse en Inglaterra. Posteriormente se trasladó a Holanda donde abrió un laboratorio de alquimia, cambiando también su nombre a Conde de Saint-Surmont. Las ganancias del alquimista también en la corte le permitieron pasar un período en Bélgica del que inmediatamente después se dirigió a Rusia. En 1768 se unió al general Orlov, de quien se dice que ayudó a llevar a Catalina II al trono, y fue nombrado general en la guerra contra los turcos con el nombre de Welldone. Derrotado a los infieles islámicos, en 1770 se instaló definitivamente en Alemania a raíz de Charles Alexander, marqués de Brandeburgo que le había ofrecido continuar sus experimentos en el castillo de Triersdorf.

En 1784 Saint-Germain, que parecía tener unos setenta años a pesar de haber nacido a finales de 1600, murió en Eckernforde, en el castillo del príncipe Carlos de Hesse-Cassel (cuyo nombre rosacruz era “Eques a Leone Resurgente”). . Cabe señalar, sin embargo, que una semana después, cuando el príncipe Carlos de Hesse Cassel hizo abrir la tumba para presentar sus últimos respetos a su amigo alquimista, no se encontró el cadáver de Saint-Germain. Misteriosamente al año siguiente, Saint-Germain fue visto vivo y rejuvenecido, en una reunión masónica celebrada en Wilhelmsbad. Durante más de un siglo después de su supuesta muerte, se le vio reaparecer a menudo y misteriosamente en varias capitales europeas. En este punto perdemos la pista del conde que comienza a llamarse Conde Tzarogy y luego declara, algún tiempo después, su verdadera identidad, a saber, el Príncipe Rakoczy, uno de los tres herederos del trono de Transilvania. Muchos biógrafos y narradores contemporáneos han podido explotar este enigma, ayudando a crear un aura adicional de misterio al respaldar la versión que asocia los inquietantes orígenes eslavos del conde con su inmortalidad y la tesis oculta del vampirismo.

Giacomo Casanova dijo de él: “Este hombre extraordinario, rey de impostores y charlatanes afirmó con la mayor seriedad que tenía trescientos años, que conocía el secreto de la medicina universal, que era señor de los cuatro elementos y que supo fusionarse diamantes “.

Saint-Germain estaba afiliado a los Rosacruces, su seudónimo significaba precisamente “Vomes Sanctae Fraternitatis” (Socio de la Santa Hermandad). De esta pertenencia a la orden Rosacruz derivaba su conocimiento alquímico, incluyendo el conocimiento de la fórmula de la piedra filosofal, de la fórmula y ritos para revivir a los envenenados por hongos, de la fórmula para hacer perlas “aumentar de volumen”. Químico ingenioso, conocía muchos procesos industriales para teñir sedas y cueros. Fue muy hábil en la elaboración de aceites y esencias para cosmética, arte en el que se le consideraba el creador de pociones milagrosas cuya eficacia atestiguaba su aspecto eternamente joven que transmitía un eco de inmortalidad iniciática. Su retrato expuesto en enero de 1785 por la Berfinische Monatschnft con el título “El conde de Saint-Germain, famoso alquimista”. obra del conde italiano Pietro Rotari, artista de la corte rusa donada a la marquesa de Urfé, importante exponente de la vida social parisina, que incursionó en el esoterismo, llevaba este grabado:

“Como Prometeo, robó el fuego por el que existe el Mundo y todo respira,

La naturaleza a sus órdenes obedece y se mueve: si él mismo no es un dios, un dios poderoso lo inspira “.

Metafísica

Su signo de presencia y título de “Maestro Ascendido del Rayo Violeta” de la Jerarquía Espiritual de Shamballa, enviado por la Gran Hermandad Blanca, ex miembro del Director del Séptimo Rayo y actual Rey de la Edad de Oro y Avatar Acuario, encargado de liderar la Tierra preparando el Nuevo Plan de Conciencia para la humanidad y su evolución espiritual para los próximos dos mil años.

Los estudiosos de la metafísica informan que en encarnaciones anteriores fue: el profeta Samuel, San José el padre de Jesús, el monje San Alban, Proclo, Mago Merlino, el monje Roger Bacon, Christian Rosenkreutz, Cristóbal Colón, trabajó a través de Paracelso.

La última vida terrenal de Saint Germain fue la de Francis Bacon (1561-1626), hijo de la reina Isabel I y legítimo sucesor del trono de Inglaterra. En nuestro siglo el Conde de Saint-Germain es exhumado nuevamente para justificar la existencia del mítico alquimista Fulcanelli, de quien se decía que logró elevarse al más alto nivel de perfección separándose de nuestro plano temporal y transformándose en andrógino. Entre los años 1710 y 1822, el misterioso conde apareció en forma física en varios lugares de Europa y América, sin que nadie pudiera determinar su verdadera identidad. Sin embargo, sin duda, la más curiosa e inexplicable de las leyendas es la que lo vería pasear, en Nochebuena, por los jardines del Pincio en Roma. El gran alquimista en su forma ascendida irradia el alma de la transmutación alquímica. El Séptimo Rayo es una actividad divina universal cuya primera naturaleza es la Libertad que actúa a través del Sagrado Fuego Violeta que trabaja por la elevación de todas las densidades de nuestro ser terrenal para elevarlas y transmutarlas. A través de la radiación de esta energía violeta, el fuego del agua limpia las impurezas permitiendo al ser elevarse hacia el Ser Divino y con misericordia perdonar la vida humana. La esencia de la Viola que él mismo usó es la energía armoniosa y el don del Maestro Saint Germain para la Nueva Era donde el proceso de liberación del planeta Tierra está en el acto de cumplirse.

Su mensaje de “Yo soy” Dios dentro de ti es un mensaje de amor, enviado para guiar al individuo hacia esa Era de Oro, Paz e Iluminación de la era de Acuario que se ha estado preparando durante milenios. para la humanidad.

Melinda Miceli rastrea la misteriosa biografía del Conde de Saint Germain

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x